Se ha producido un error en este gadget.

sábado, 1 de octubre de 2011

Jorge Claudio Morhain – Guionista de Historietas







Invitado de Hoy: Jorge Claudio Morhain – Guionista de Historietas

Hola ¿Quién eres? Preséntate con tus palabras, por favor.

Soy Jorge Claudio Morhain (pronúnciese “Morén”, je) He vivido casi toda la vida en Máximo Paz, en el borde exterior del conurbano de Buenos Aires. Antes, demasiado lejos. Ahora, demasiado cerca. Me río “je” porque si el primer día hubiese aclarado cómo se pronuncia mi apellido hubiese ahorrado algunos problemas. No hubiese sido discriminado por “turco” (!). Parece una broma, pero no lo es. Bien, escribo desde muy niño, y publico desde los 18 años, sin parar hasta el neoliberalismo salvaje. En realidad no paré, pero tuve que frenar a fondo: pasar de ejercer un trabajo a casi dedicarme a un hobby, de ganar lo suficiente para vivir a despreocuparme de que te paguen o no. De encontrar 15 revistas con mis trabajos, en cualquier kiosco, a tener que escanear cosas viejas para que alguien tengo un ejemplo de lo que hago.

¡Morén! Uyy, yo toda mi vida dije. Moraín! ¡Lo que me vengo a enterar! ¡Qué cosa es esta realidad que comentás sobre un guionista de comics! Pero prefiero tratar ese tema para el final. ¿Cómo empezaste a aficionarte a los comics?

¿Cuándo empecé a aficionarme a los comics? Nunca. Nunca me gustaron los comics, a pesar que de niño leía El Superhombre y El Hombre Murciélago. Lo mío siempre fue la historieta, que es nuestra forma de hacer Literatura Verboicónica. Comics hacen los norteamericanos, y sólo se parece a la historieta en la forma. Acaso la historieta sea más parecida a la bande-desinée o a los fumetti, pero no a los comics. Bueno, me aficioné a la historieta desde antes de saber leer. Mi madre me leía “El Pato Donaldo y otras Historietas” de Editorial Abril. Luego me cultivé con Misterix, Rayo Rojo y Cinemisterio. Pero me apasioné por el género a partir del Maestro: Héctor Germán Oesterheld. En tiempo real. Yo empecé a leer El Eternauta el 4 de septiembre de 1957.

Bueno, yo también soy más de la historieta, je, je. Aunque me gustan algunos comics, en mi colección ocupan menos del diez por ciento de mi Historieteca. O sea que leíste El Eternauta cuando salió ¡Qué groso! Yo lo leí en el ’83, cuando lo reeditó RECORD con esos fascículos a todo color. ¿Cuando sentiste el impulso de escribir guiones?

Y entonces, al leer esos guiones extraordinarios, profundos, sentidos, verdaderos, decidí, a los 15 años, que dedicaría mi vida a escribirlos, para tratar de imitar a mi padre espiritual, HGO. Hice el curso de dibujo de los 12 Famosos Artistas de la Panamericana de Arte, sólo por aprender historieta. Y cumplí mi destino: un día Oesterheld me llamó “colega”.

¡Tomá! Soy curioso ¿Qué podés decir de Oesterheld? Sabemos mucho por su obra, pero el ser humano que fue siempre está teñido por su trágica desaparición. Leyéndolo me resulta alguien querible. Sus personajes, Bull Rocket, Ernie Pike, Sargento Kirk, Juan Salvo causaban la simpatía del hombre común. Buenos tipos. ¿Se parecía a sus personajes en esto?

A veces me pregunto por qué entonces, cuando me consideraba colega, no aproveché para conversar con él, para preguntarle cosas, para saber cómo era. Pero por entonces tenía (yo) una especie de timidez. Me costaba acercarme a mis colegas, porque de algún modo sentía que yo “no era colega de ellos”, que por alguna causa creían que yo era más de lo que en realidad era, y como que tenía miedo que se diesen cuenta. Sé que a muchos les ha pasado esto, y creo que a Oesterheld también. Era retraído, silencioso. A uno le daba cosa molestarlo en sus pensamientos. Siempre cuento que la mayor charla que tuve con él fue del 4° piso a Planta Baja, en el ascensor de Editorial Columba. Era alguien querible, sí. Pero también era un guionista que me sacaba de los mejores lugares, al que le daban mis personajes sin siquiera preguntármelo. Ahí sí me ponían en el lugar que yo creía merecer. Por eso nunca me quejé de la cantidad de Kabul no publicados, de la historia trunca, de los Argón con Thorzee, que creo que nunca apareció, y aún de los Crap, un personaje magnífico, que lo cortaron abruptamente porque necesitaban el dibujante para un guión de Robin Wood (aunque eso no tiene nada que ver con HGO)

Gracias, la respuesta es más de lo que esperaba. ¿Qué temas te gusta abordar en tus guiones?

He tratado todos los temas. Por especialización, me gusta la gauchesca. Por ideología, prefiero las historias argentinas y latinoamericanas. Y la ciencia-ficción siempre estuvo, porque antes de Editorial Frontera existió la revista Mas Allá, y esas son cosas de las que no se vuelve.

Já, já. Creo que esa pregunta no tendría que haberla formulado en tu caso. Pero seguro entre los miles de lectores, habrá alguno que no te conoce, aún. A ver, hiciste traducciones de Flash Gordon, Modesty Blaise, Rip Kirby, Jim de la Jungla, Tarzán, Príncipe Valiente, Capitán América, James Bond, Johnny Hazard, Popeye, Wes Slade, Wonder Woman, Spiderman, Hulk… Guionaste historias de Álamo Jim, El Cabo Savino, Kabul de Bengala, Pehuén Curá, Martín Toro, Argón… Y hasta realizaste la adaptación teatral de El Eternauta ¡Cuánto trabajo! ¿Qué podés contar de la experiencia del Eternauta en teatro?

El Viajero de la Eternidad (le puse ese título porque en 1997 aún había inconvenientes con los derechos de la palabra “Eternauta” ganó el tercer premio del Concurso Enrique Santos Discépolo de la Dirección de Bibliotecas de la Provincia de Buenos Aires, en 2001. En 2007, luego de la exitosa muestra 50/30, de Mariano Chinelli, me llamó desde La Plata el director operativo de la Comedia de la Provincia de Buenos Aires, Siro Colli. Dijo que quería poner El Eternauta. Cuando acudí le pregunté si era consecuencia de la muestra. Pero no tenía idea. Querían homenajear a HGO en ese aniversario y en algún colegio se había puesto parte de la obra. Al enterarse que uno de los jurados, Daniel Suárez Marzán, ex director de la Comedia (los otros fueron Griselda Gambaro e Ismael Hasse) mayor fue su entusiasmo. Me previno que habría modificaciones, y que la codirigiría Gustavo Alonso, en la parte fílmica. Pedí asistir a los ensayos para supervisar los cambios. Nunca creí que fueran TANTOS cambios. De una obra de dos horas en tres actos con laser, explosiones, cascarudos y títeres gigantes, con una multitud en escena, pasamos a una hora y media de un escenario despojado, apenas el traje del Eternauta y los de unos pocos soldados, y UN Mano. Como iba viendo los ensayos, aprobaba y contribuía a acomodar el recorte para que quedara bien. Y fue emocionante. Ya en los ensayos. Llorábamos, los actores y yo. Lamentablemente, la puesta del estreno no estaba todo lo bien que merecía: en esa estuvieron las abuelas y la familia Oesterheld. La décima, la última, fue magnífica y apoteótica. Un señor que dijo ser dramaturgo me abrazó llorando a lágrima viva, para agradecerme. Diez funciones a sala llena, en el Teatro Argentino de La Plata, sala Astor Piazzola. Allí me enteré qué lejos está Buenos Aires (CABA) del resto del país: sólo hubo una crítica en La Nación, y breves menciones en el resto.

Sí, leí esa critica en el diario La Nación, ojalá lo reestrenen y lo promocionen más. ¿Cuál es tu aspiración? ¿Fama?

Bueno, la Fama es puro cuento. Andando mal, y sin vento… Yo no diría fama. Tal vez reconocimiento. Hay algo que nos pasa a los artistas con la parte final de nuestra obra. El que la completa, o sea el público, suele decírtelo. Y esa es la parte que uno quiere. Que venga alguien y te diga que te leyó, que te diga si le gustó o le desagradó, qué encontró en lo que pusiste, qué le dijo o le dejó de decir. El momento más emocionante que tuve fue la primera vez que un nenito, en una muestra, no se cansaba de tocarme porque supo que yo hacía “Lock Olmo”. Parece que no terminaba de creer que yo fuese real. Le ha pasado a uno, cuando el que admira lo llama "colega". Y uno se siente chiquito, en ambos casos: se siente fuera de lugar, en medio de una confusión, en la piel de otro. Eso es la fama, y nada más. Hasta los ’90, la motivación principal para escribir fue sobrevivir. Vivía del cuento. Y bien.

Es cierto y muy emotivo lo que decís. ¿Qué es lo que te hace juzgar si un guión es bueno o malo?

Si me conmueve.

¿Estás de acuerdo con los filtros de edición? ¿Quién debería realizarlos?

Sí. Quién, es un problema. Pero para que una revista, un proyecto de edición resulte, tiene que haber un filtro. Tiene que ser alguien o un equipo que sepa de historieta, que sepa de edición, y que sepa de mercado. Y que sepa respetar el trabajo de los demás. No, no es fácil encontrar a alguien así. Columba lo tenía. Puede que no nos satisficiera la orientación o la filosofía, pero existía. Y lo habían formado durante años.

Claro que lo tenía, y ahora, mirando hacia aquella época es más claro todavía. Recuerdo cuando ibas a la estación terminal de Retiro y todas las paradas de revistas tenían un lugar para las D’Artagnan, Tonys, Intervalos, Fantasías… mi mujer se conoce todas las historias. Un día hablando por teléfono con Lito Fernández se quedó hablándole de Denis Martín y Grace Henriksen como una hora. Yo, era más hincha de Skorpio. Ahí también aparecía tu nombre. Yo leía KRANTZ, el íncubo con dibujos de Lalia ¡Qué bueno que estaba! Oscuro, el tipo era enorme y la historia te transportaba a esa época con la piedra filosofal. Cómo fue tu paso por Editorial Record?

A Alfredo Scutti lo conocí en Columba, donde dibujaba algunas cosas. No sé en qué momento me preguntó si me animaba a escribir guiones de fotonovela, y lo visité en una oficinita que tenía. Hice algunos guiones de La Mujer Araña, Goldrake y Yorga. Su aspiración era hacer Kiling aquí, ya publicaba las italianas. Me mostraba entusiasmado la máscara. En esas charlas de amigos me dijo que iba a hacer una revista de historietas, y desde luego yo participaba. Los primeros avisos decían “Los buenos somos pocos”, y en la lista figuraba yo. Escribí muchos guiones, buenos guiones. Sobre todo de Serie Negra (Jungla de Asfalto y otros nombres), y principalmente con Gustavo Trigo, otro amigo del alma. Luego dejé de publicar para él y me llamó muchas veces, pero había que mandar los guiones a aprobar a Italia, cosa que NO me gustaba. Lo llamé para saludarlo el 31 de diciembre de 1992 y me pidió una continuación del Eternauta. “Ya”. Se la hice “ya” y la mandó a Italia donde dijeron que “era muy política”. Se llama “los versos más tristes”, y la tiene Solano desde hace mucho.

¡Killing! Ahora es de culto. Qué bueno sería ver esa historieta del Eternauta. El personaje me encanta, una vez me animé a escribir un cuento llamado Continum Pi con Juan Salvo como protagonista para Axxón. ¿Qué opinas de los neologismos?

Bienvenidos. El idioma es algo vivo, como las sociedades.

¿Qué es la Historieta para vos?

Un arte extraordinario, capaz de cumbres.

¿Cuál de tus guiones te es más querido? ¿Por qué?

“Memorias del Riachuelo”, una historia sencilla y conmovedora, acaso con un dejo melodramático. Tuvo tres versiones, y todo el que la ha leído la recuerda.

¿Crees que hay lectores para lo que escribís?

Sí: todos. De ayer, de hoy, de mañana, chicos, grandes, viejos, mujeres, hombres e híbridos.

¿Tienes un e-zine favorito?

Las publicaciones de La Duendes en historietapatagonica.blogspot.com

¡Por supuesto! Hace poco terminé un Diálogo para este blog con José Massaroli. Los patagónicos están bien encaminados con esto de la historieta. ¿Hay algún guionista contemporáneo que sigas?

Carlitos Trillo.

Sí Alvar mayor, Las Puertitas del Señor López… Una persona muy admirada internacionalmente. Te digo que “El extraño Juicio a Roy Ely” y “El Último recreo” para mí son obras maestras. Se va a extrañar mucho a ese guionista. ¿Cuál es tu guionista favorito?

¡¡Héctor Germán Oesterheld!!

Debía adivinarlo. Tengo una pregunta de rigor que ya te hicieron antes y espero no embromar ¡Todos creíamos que el Eternauta tercera parte era guion tuyo junto a tu hermano, pero nada que ver! ¿Por qué esa confusión? Ahora, te confieso que en mi opinión estas continuaciones de El Eternauta que salen cada tanto, desfiguran al Juan Salvo de H.G.O. En realidad al estilo humanista de los personajes. Calman un poquito el hambre de ver más, pero no hace falta. ¿Te gustaría hacer una historia con ese personaje?

Mi hermano Mario dibujó todo El Eternauta 3 sobre lápices de Oswal. No aparecían firmas. Entonces le sugerí a mi hermano que “firmara” en los lomos de los libros, los bordes de los carteles, etc., donde no se notara a primera vista. Y lo hizo, firmó “Morhain”. Claro, no sabían si se refería al dibujante o al guionista. Y sigo apareciendo cada tanto en los libros. El último fue el gigante naranja de Judith Gociol.

¿Según tu parecer, Los guionistas de historieta colaboran entre sí o son individuos aislados?

Los guionistas de historieta son seres humanos, no aparatos especiales. Comparten todos los estilos y formas que puede tener la diversidad humana.

¿Qué opinas de los dibujantes?

Admiro su capacidad de creación: una obra maestra en cada cuadrito, una detrás de otra, a diario, persistentemente.

¿Es importante la divulgación de las novedades sobre comics?

Sí, por supuesto. Ayuda a saber lo que existe.

¿Qué opinás de la autoedición?

La veo como una solución cuando no hay otro remedio.

¿Te animás a opinar sobre algún editor que te haya publicado? ¿O no te haya publicado?

José Alegre, una persona excepcional, sencilla pero de gran visión. Alfredo Scutti, un amigo simpático y un estafador de monta. Los Columba, familia pionera y heterogénea: algunos la tienen o tenían clara, otros no. Carlos Saguier, un amigo cuando era joven, un empresario frío y deshumanizado después. Aníbal Vigil, alguien que tenía rostro, sonrisa y voz, y a quien se podía hablar. Murió, y la empresa (los editores) fueron reemplazados por fantasmas inasibles. Divinsky, durante diez años me prometió publicar un libro sobre El Eternauta, y luego desmintió habérmelo dicho, en público y en YouTube.

¡En público y en Youtube! Já, já ¿Se perseguía? Me encanta como describís a Scutti. Un día vi su teléfono en la guía y descubrí que vivía a diez cuadras de mi casa. Descarado fui a pedirle laburo, pero me dijo que no se encargaba de los dibujantes y me pasó el número de Lito Fernández, un tipo encantador, por cierto. ¿Ves televisión?

Sí.

Pero… ¿algún programa en especial?

La Trilogía 6, 7, 8, Duro de Domar, TVR. Alguna ficción interesante, como Cita a Ciegas, La Lola, y ahora Un año para recordar, que me defraudó varias veces. Bajada de línea. Noticiero 7 Internacional. MP3. Ecos de mi tierra. Cocineros argentinos, Capussoto obviamente.

Capussoto es genial, vi poco en la tele, pero si escuchaba un programa en la radio, yo soy más radial. ¿Qué opinas sobre los adelantos tecnológicos en la vida diaria?

Siempre fui fanático de la ciencia ficción. Es increíble estarla viviendo.

¿Qué pensás de las nuevas formas de comunicación? ¿Y las redes sociales?

No sé si nuevas. Tuve muchos amigos postales, y escribo mails desde 1992. Es maravilloso como van virtualizando las distancias.

Ahora los chicos siguen aventuras a través de juegos de video o historias en cine condicionadas por el merchandising ¿Pensás que eso reemplazará a la literatura tradicional?

No. Todo lo que se hace exclusivamente por ganar dinero se deja de hacer cuando ya no rinde, y desaparece.

¡Qué verdad! ¿Por que pensás que en la opinión general, los comics son cosas de baja calidad o sólo para niños?

Los comics SON de baja calidad, y están fuertemente censurados por su gobierno para formar una clase de ciudadanos, una determinada filosofía, una cosmovisión y una pulsión hacia el “tener”. Los comics se hacen en Estados Unidos, repito. Esa maldición hace que mucha gente que no conoce la historieta argentina, o la bande desinée por ejemplo, o algunas obras japonesas, o italianas, crea que todo es violencia, simplismo y maniqueísmo.

Me recordás a Jodorowsky en el documental sobre Moebius cuando dice: ¡Detesto el comic americano! ¡Me cago en el comic americano! Es en el mismo contexto aunque él no lo explica, algunos entendemos a que se refiere. En aquella época en que estudiaba con Zsilagyi y Sanyú, aparte de la Skorpio compraba muchas revistas españolas como Totem y Blue Jeans y una que es mi favorita hasta hoy: Metal Hurlant. Por lo que te digo ya habrás calculado mi edad, en esos días era un adolescente. Lo único te diré que muchos años después descubrí cosas interesantes en el comic, también en historietas inglesas. Pero sospecho que mucho tuvo que ver la historieta de acá. ¡Hasta a Dragon ball lo comparan con Patoruzú! ¿Cómo es eso que escaneas algo para que te conozcan y antes había quince revistas con tus historietas en cualquier kiosco?

Es que es así. Hubo una época en que en los kioscos siempre había un Fantasía, un D’Artagnan, un Skorpio, un Tony, un Cascos de Acero, un Jardincito, un diario La Nación, un El Zorro, un Kung Fu, y siguen las firmas. Siempre dije que, lamentablemente, yo era más leído que Borges. Ahora escaneo esas historietas para evitar su deterioro total, y algunas subo, otras escanean otros y las suben, y así se van conociendo. historietaspatagonicas.blogspot publica 2 de abril, que hicimos con mi hermano en 1982, para el diario El Litoral de Santa Fe.

Voy a visitar seguido ese blog. ¿Imaginás que algún día conquistaremos el espacio como en Star Trek?

Sí, por supuesto. Lo que no sé es si “conquistaremos”. Eso de “Conquistar” es herencia de la cultura de los comics. En América llamamos Encuentro de los Pueblos, o Genocidio, a lo que hasta hace poco llamábamos “Conquista”

Sí, es que se infiltra mucho. Me acuerdo que vi en la tele una nota a los productores de Martín Fierro con diseños de Fontanarrosa o era Boogie el Aceitoso, no estoy seguro, El director de la peli se lamentaba que en muchos de esos programas de chismes ponían alrededor de la conductora los bichitos animados de La Era del Hielo o los autitos de Cars (en inglés off course). La gente ni se enteraba de que estrenaban una película animada nacional. ¿Pensás que hay una forma de cambiar esto?

Sí. Con educación. Educación. Educación. El problema es que los educadores de hoy fueron mal educados en épocas de Menem, así que hasta que tengamos educadores bien educados va a pasar un tiempito. Y los medios no ayudan. Siempre van (fueron) por lo más barato, lo más rentable. Sea El Cabo Savino o Pokémon.

Si hubiese un holocausto climático o ecológico ¿Qué harías?

Escribirlo para las generaciones futuras.

¡Qué optimista! ¿Tenés confianza en las generaciones futuras? Digo, el mundo está cambiando, los recursos se agotan, la guerra continúa, los ricos son más ricos y los pobres más pobres… ¿Sigo?

Sí, no es sólo confianza. Las crisis y los apocalipsis son microscópicos al lado de la fuerza de la especie humana. No es fácil destruir el mundo. Ni siquiera en las historietas. Puntualmente, se podría destruir la civilización. Pero… ¿a qué llamamos “civilización”?

Es cierto, yo también me lo pregunto. ¿Cuál es tu película de comics favorita?

Participando siempre de esos defectos políticos del comic, Spiderman está bien hecha, y algunos Batman son notables. Como factura. No como cosmovisión.

¿Crees que los guionistas de comics son nerds o ratones de biblioteca despegados de la realidad?

Véase la respuesta a “¿Según tu parecer, Los guionistas de historieta colaboran entre sí…”

¿Cuál fue el último comic que leíste?

Y dale con los comics. Un Batman de Risso y Azzarello. Las últimas HISTORIETAS que leí son las del último Fierro. Minaverri, un genio. Bolita, de Trillo y Risso, excepcional.

Bueno, la explicación llega tarde y ya se lo aclaré a José Massarolli cuando contestaba estas preguntas. El Cuestionario lo armé como alternativa del inicial para escritores de CF y cambié los términos por la palabra comic. (Ahora lo arreglé y le puse historieta) Igual te cuento una anécdota, hay unos grupos de pibes que me han corregido cuando digo historieta aludiendo que se dice comic. Seguro desconocen el origen de ese término. ¿En que estás trabajando actualmente? ¿Hay alguna historieta de próxima aparición? Mirá que dije historieta ¿Eh?

De próxima aparición (con atraso, porque venía para la feria del libro 2011) está Krantz. Sí, Krantz, con dos episodios originales rehechos y varios nuevos. Llevo siete por ahora. Con Lalia, claro. De próxima aparición está El Eternauta La resistencia, la historietización de la continuación de la primera parte en prosa que HGO publicó en la revista “Eternauta”, mal, cortado, con partes faltantes, y sin final. Está reparada… y con un final. Mío. Dibujos de Carlos Baroceli. De próxima aparición están las páginas de Martín Toro con dibujos de Edgardo Bernoy, que aparecen en historietaspatagonicas.blogspot. Por ahora, eso.

¡Uyy, Krantz!!! Quiero uno y cuando lo tenga voy a buscarte para la dedicatoria. ¿Pensás que alguien leerá este diálogo?

JAMÁS escribas algo pensando si alguien lo leerá. Es SEGURO que lo leerán. Muchos.

2 comentarios:

  1. Genial la entrevista y el entrevistado, el indomable Jorge Morhain, que la tiene reclara a la cuestión de la penetración ideológica por medio del idioma.Y a algunos les parece una pavada, un delirio esto, porque no lo ven en perspectiva. Los imperios son como ese escorpión del dicho:no pueden con su naturaleza.
    Dominar.
    Felicitaciones, MC! Y un abrazo al Gran Jorge Morhain.

    ResponderEliminar
  2. ¿Viste Felipe? ¡Tal cual! Y nos atacan desde la cuna para que tomemos como realidad su visión engañosa del "Sueño Americano".

    ¡Un abrazo y gracias por comentar!

    ResponderEliminar