Se ha producido un error en este gadget.

domingo, 30 de octubre de 2011

Domingo Santos – Escritor – autor de Gabriel, Hacedor de Mundos y Volveré ayer entre otros libros – Editor de Nueva Dimensión








Invitado de Hoy: Domingo Santos – Escritor – autor de Gabriel, Hacedor de Mundos y Volveré ayer entre otros libros – Editor de Nueva Dimensión


Hola ¿Quién eres? Preséntate con tus palabras, por favor.

Me llamo Domingo Santos, nací en 1941 y he vivido en Barcelona hasta hace unos siete años, que tuve que trasladarme a Zaragoza por motivos familiares y de salud. Estoy casado, tengo dos hijos y un nieto y medio (el medio está en camino). Ah, y escribo, mayormente ciencia ficción.

¡Y medio nieto en camino! ¿Cómo empezaste a aficionarte en la CF?

Era tan pequeño que ya ni me acuerdo. Bueno, sí…, en España daban un serial radiofónico llamado “Diego Valor”, con un protagonista copiado (inspirado) en el Flash Gordon yanqui. También estaban algunas colecciones pioneras, entre ellas Futuro, Comet, Robot… Y los bolsilibros. Y luego apareció “Nebular”, que fue un auténtico orgasmo de buena lectura. La tentación era demasiado grande para alguien a quien siempre le había gustado leer y tenía una imaginación un tanto desbordada. Así que me dije, ¿Por qué no subirme al carro?

Claro. ¿Y cuando sentiste el impulso de escribir?

Creo que ya nací con él. A los ocho años me hacía mis propios libros, pequeñitos, 6 x 4 o así (por aquel entonces estaba de moda en España la enciclopedia Pulga), y los escribía a mano y me los encuadernaba yo mismo: por desgracia se han perdido en las corrientes del tiempo. Luego, con mis ahorrillos, me compré una máquina de escribir de segunda mano (una Hermes portátil, nunca la olvidaré) y empecé a teclear palabras y frases. Hasta hoy.

O sea que editar estaba en tus venas. ¿Qué temas te gusta abordar en tus cuentos?

Es del dominio público: el tiempo y los robots (mejor dicho, las máquinas). El tiempo por sus múltiples y enigmáticas posibilidades; las máquinas por su no menos enigmática naturaleza y su futuro. Últimamente, además, me he centrado mucho en los problemas actuales de la humanidad y del mundo vistos desde una óptica prospectiva. Mi ciencia ficción no suele ser galáctica, sino que tiene los pies clavados en el suelo de nuestro planeta.


Coincido. ¿Tu primera novela es “Volveré ayer”, verdad? Allí abordas el tema de viajar en el tiempo ¿Fue difícil conseguir que publicarán una novela de Cf en los sesenta?

Mi primera novela “seria”, después del aprendizaje de los bolsilibros. Respecto a “Volveré ayer” hay una curiosa historia. En principio fue un original para bolsilibros. Lo envié a la editorial Toray para su colección Espacio, y para mi sorpresa me fue rechazado. Y digo para mi sorpresa porque me fue rechazado “por ser demasiado bueno”, es decir, por tener un argumento demasiado elaborado para el público de la colección. Esto me hizo pensar: si es demasiado bueno para Toray, puede que sea lo bastante bueno para Nebular. Así que le añadí dos cuentos más para cubrir el número de páginas, y lo envié, sin muchas esperanzas. ¡Y me fue aceptado!

Aún no he leído Gabriel, supe que la has revisado para una nueva edición ¿Qué puedes contarnos de esa novela?

“Aún no he leído Gabriel”. ¡Herejía! Y desinformación respecto al resto de tu pregunta. Te contaré la historia. Tras una primera reedición en Producciones Editoriales, me pidieron varias veces reeditarla de nuevo, pero tras una nueva lectura dictaminé que si bien el tema era aún vigente, el estilo en el que estaba escrita originalmente ya no me gustaba. Luego, en 2004, Juanjo Aroz me pidió que le escribiera algún original para celebrar el décimo aniversario de su colección Espiral. Me insinuó reeditar “Gabriel”, y le hice una contraproposición: reeditarla, sí, pero reescrita de la primera a la última página. Así nació “Gabriel revisitado”, que apareció en Espiral y dos años más tarde fue reeditada por Planeta deAgostini en su Biblioteca de Ciencia Ficción. Ambas son la misma novela, pero no son en absoluto la misma novela. Y eso es todo lo que puedo contarte de la novela. Creo que es suficiente. Si quieres saber más, tendrás que leerla…

¡Já, já! ¡Lo haré! Promesa. ¿Cuál es tu aspiración? ¿Fama?

Que me lean. Y transmitir mis ideas y mis mensajes.

¿Qué es lo que te hace juzgar si un relato es bueno o malo?

Supongo que te refieres a un relato mío. Mi receta es dejarlo reposar y luego leerlo de nuevo, en frío. A veces me equivoco, pero casi siempre funciona.

¿Estás de acuerdo con los filtros de edición? ¿Quién debería realizarlos?

¿Qué entiendes por filtros de edición? Supongo que te refieres al “editor” que lee los manuscritos que llegan a la editorial y dictamina y decide. Son un mal necesario. Aunque la mayoría no están preparados para su cometido. Por culpa de ellos se han perdido muchas buenas obras que han quedado inéditas pese a su valor por abandono por cansancio de sus autores, El caso de “La conjura de los necios”, por ejemplo, que sólo se publicó gracias al tesón de una madre, es un ejemplo muy ilustrativo.


¿Qué opinas de los neologismos?

No acabo de captar la pregunta. El idioma es algo vivo, que evoluciona constantemente. Los neologismos, las palabras nuevas nacidas de la calle, las aportaciones de los nuevos descubrimientos científicos y técnicos, las tomadas prestadas de otros idiomas, son algo consustancial al lenguaje. Sin ellas el idioma se convierte en algo muerto.


¿Qué es la CF para vos?

Sobre todo un medio de expresarme más allá de las ataduras del tiempo y del espacio. El sentido de la maravilla también cuenta, por supuesto, pero para mí no es lo más importante. La cf ha de decir algo, eso es lo más importante para mí.

Bueno, aquí viene una pregunta de rigor que supongo te habrán hecho muchas veces. ¿Cuáles son tus sentimientos acerca de Nueva Dimensión? ¿Puedes contar como comenzó aquello?

La historia es larga, y se ha contado tantas veces que considero innecesario repetirla aquí. ¿Mis sentimientos acerca de ND? Sobre todo nostalgia. La frustración por algo a lo que dediqué con Luis y Sebastián quince años de mi vida y al final se frustró por circunstancias ajenas a nuestro entusiasmo y nuestra voluntad. Pero su testamento ha quedado, y eso, en el fondo, hace más llevadera la ausencia.


Sabes, tengo un montón de números de Nueva Dimensión. Amaba todo, los relatos, los portfolios de ilustradores, las reseñas de libros, los comentarios a las películas, todo. Incluso tengo algunas novelas de los especiales. Hoy en día hay gente dedicada que edita revistas en papel, Por supuesto, el mundo ha cambiado y Nueva Dimensión ocupa, para mí, un lugar mítico ¿Cuál es tu opinión sobre los nuevos emprendimientos editoriales si es que conoces alguno?

El mundo editorial es un mundo cambiante, me atrevería a decir que veleidoso e inconstante. Las aventuras (colecciones, revistas….) nacen, se mantienen un cierto tiempo y mueren. Últimamente el papel está perdiendo la batalla frente al mundo electrónico. Soy un nostálgico entusiasta del papel, pero debo reconocer que las nuevas alternativas, el e-book, las revistas electrónicas, son un nuevo paso importante. Debemos seguir el progreso, o nos veremos arrollados por él.


Algo que siempre me fascinaba de Nueva Dimensión, eran tus editoriales, recuerdo uno sobre la basura en el espacio, era una denuncia sobre la chatarra que producen los satélites, al final imaginas un accidente espacial producido por las heces errantes de un astronauta. ¿Pensabas mucho estos editoriales o surgían de repente?

Los editoriales de ND eran fruto del momento: tenían su origen en algo que había leído o escuchado, una noticia, un comentario…, algo que tuviera un alcance prospectivo. Eran un poco el lazo de unión entre la realidad y la ciencia ficción. Creo que a la gente le gustaban precisamente por eso. No eran un recurso: en general eran una declaración de principios.

¿Cuál de tus cuentos te es más querido? ¿Por qué?

Esa es una pregunta difícil de responder. Quiero a todos mis hijos, incluso los que me han salido tarados. A unos quizá los quiera más que a otros, pero me niego a señalar ninguno por encima de los demás, lo siento.


¿Crees que hay lectores para lo que escribís?

Por supuesto. Si no, hubiera abandonado hace ya años.


¿Tienes un e-zine favorito?

No. Bueno, sí, quizá uno: BemOnLine, con el que colaboro asiduamente. Y por supuesto el Locus, aunque se edite sobre papel (aunque últimamente tiene una edición electrónica).


¿Hay algún autor contemporáneo que sigas?

Soy ecléctico en este sentido. Procuro leer lo máximo y lo más variado posible, aunque últimamente mis problemas de vista hayan reducido un tanto, desgraciadamente, mi capacidad de lectura. Pero hago todo lo posible por mantenerme al día…, aunque desde siempre he sido más fan de los “clásicos”, de los autores de mi propio tiempo.

¿Cuál es tu autor favorito?

Permíteme que no conteste a esta pregunta. O mejor: déjame decirte que tengo varios, pero no te voy a dar ningún nombre.


Es una respuesta muy adecuada. ¿Según tu parecer, Los autores de Cf colaboran entre sí o son individuos aislados?

Supongo que hay de todo. Pero en general veo el oficio de escritor como una actividad solitaria. Éste es al menos mi caso. Aunque tenemos ejemplos de autores que escriben a dúo, en colaboración, en España tenemos varios ejemplos...


¿Qué opinas de los ilustradores?

Que los hay buenos, los hay mediocres y los hay malos. La cf es un género difícil de ilustrar, una ilustración corta muchas veces las alas de la imaginación del lector. Otra cosa es la cf gráfica, el cómic de cf, que ya está planteado en origen en imágenes. La ilustración per se suele ser superflua. Las portadas, por supuesto, son otro asunto.


Un buen punto, ahora no puedo olvidar la variedad de las portadas de Nueva Dimensión, desde obras de Boris Vallejo hasta un fotograma con Darth Vader ¿Qué criterio seguían para escoger las portadas? ¿Participabas en esa tarea?

Al principio Enrich, que era nuestro “director artístico” (léase amiguete que nos ayudaba en lo posible dentro de sus capacidades), se encargaba de ellas, y por eso muchas son suyas. Luego empezamos a diversificar, entre otras cosas porque Enrich estaba abrumado con sus otros trabajos y no podíamos seguir explotándolo tan despiadadamente. De modo que recurrimos a las agencias artísticas. ¿Cómo las escogíamos? Por consenso, naturalmente. Si nos gustaba a los tres, al bote. Es el sistema más democrático.


¿Es importante la divulgación de las novedades CF?

Por supuesto, esto es imprescindible. La divulgación a través de todos los medios posibles y el boca boca combaten la desinformación general dentro de la cual se mueve el género. En esto reconozco que los e-zines hacen una importante labor.


¿Qué opinás de la autoedición?

Que dado el panorama de la edición en España es un recurso útil para el autor novel que puede permitírselo. Lo malo es que el mundo de la autoedición del negocio de los “editores” especializados en “edítese usted mismo su libro, nosotros nos encargamos de todo, incluso se lo distribuimos” es un auténtico lodazal con el que hay que ir con mucho cuidado.

¿Te animás a opinar sobre algún editor que te haya publicado? ¿O no te haya publicado?

Por supuesto que no: la ética profesional me lo impide. Aunque sí debo dar las gracias a todos los editores que me han editado por el simple hecho de confiar en mí y hacerlo.


¿Ves televisión?

Siempre he sido un gran amante del cine, pero mis circunstancias actuales de movilidad reducida me impiden acudir a las salas cinematográficas. De modo que veo la televisión: únicamente películas y noticiarios y algún que otro documental, y montones de DVDs, por supuesto.


¿Qué opinas sobre los adelantos tecnológicos en la vida diaria?

Que son algo lógico, natural e indispensable, pero que también son un arma de doble filo. El riesgo de abrir la caja de Pandora está siempre a la vuelta de cualquier esquina.

¿Qué pensás de las nuevas formas de comunicación? ¿Y las redes sociales?

Mi opinión al respecto es ambivalente. El gran boom de la comunicación del siglo pasado ha cambiado radicalmente nuestro mundo, y sigue cambiándolo. Internet ha sido el mayor adelanto en el mundo de la comunicación de los últimos siglos, las redes sociales han abierto un nuevo horizonte a las relaciones personales. Pero ambas cosas y las que indudablemente vendrán no dejan de tener sus peligros, excesivamente aireados por los sectores más reaccionarios de nuestra sociedad pero innegablemente existentes, y que será preciso atajar. Cuando hayamos conseguido esto, entraremos en una nueva era, que será mejor o peor según sepamos enfrentarnos a ello.


Ahora los chicos siguen aventuras a través de juegos de video o historias en cine condicionadas por el merchandising ¿Pensás que eso reemplazará a la literatura tradicional?

Desde hace unos años la imagen viene intentando arrebatarle su trono a la palabra. Lucha denodadamente por ello, y hay momentos en los que parece que lo está consiguiendo. Ya no es sólo lo del viejo dicho de que una imagen vale más que mil palabras, sino que los teóricos del merchandising le han añadido el que si la imagen es además impactante vale más que diez mil. Pero el reducto de la palabra sigue incólume; tiene el poder de despertar la imaginación. Cuando lees algo tu mente traduce las palabras en imágenes, tus imágenes. En los videojuegos y filmes basados en la espectacularidad de los efectos especiales te lo dan todo hecho. No necesitas pensar.


Interesante punto de vista. ¿Por que pensás que en la opinión general, la Cf es tan infravalorada?

Mi opinión personal es que el sambenito tiene su origen en sus mismos inicios. La cf nació en Estados Unidos como literatura juvenil, para despertar la imaginación de los jóvenes; por ello el público adulto la marginó como “literatura de segunda clase”. Cuando yo empecé a escribir cf, para mis amigos no escribía cf, sino “cosas de marcianitos”. Posteriormente el género se dignificó algo, se hizo adulto, y recibió el reconocimiento de un parte del público. Pero ese sambenito original no ha desaparecido del todo: subsiste todavía una cierta marginación que la mantiene en una especie de gueto del que no acaba de salir…, y del que me temo que no acabará de salir por completo nunca.

¡Que cierto es esto! A veces cuando alguien me pregunta sobre las historietas que hago o los cuentos que escribo reacciono a la defensiva dando por hecho que juzgarán que son cosas de marcianitos. ¿Imaginás que algún día conquistaremos el espacio como en Star Trek?

Supongo que eso será inevitable…, algún día. Lo que no puede precisarse es cuando, dados los crecientes problemas, principalmente económicos, que tienen todos los programas espaciales del mundo, no sólo la NASA, ni cómo. Porque otra cosa que hay que tener en cuenta es que tal vez debamos conquistarlo porque, de alguna forma, debemos huir de nuestro planeta. Un escenario recurrente de algunos de mis últimos escritos es esta huida de un mundo agonizante ya sea por una mortal pandemia, un holocausto bélico, el agotamiento de nuestros recursos, un desastre ecológico… en busca de nuevos horizontes, como telón de fondo de la acción. No será una expansión, será una huida.


Si hubiese un holocausto climático o ecológico ¿Qué harías?

Intentar sobrevivir, por supuesto. Y, como titulé hace tiempo una de mis antologías, llorar por nuestro futuro.


¿Cuál es tu película de CF favorita?

Hay muchas, pero sobresalen nítidamente dos: “2001” como un clásico indiscutible e indiscutido, y “Blade Runner”, que nos ofreció una visión de nuestro futuro muy alejada de los estereotipos al uso: el parlamento de Rutger Hauer en su papel de replicante a Harrison Ford en el tejado de aquel barroco edificio poco antes de morir es toda una declaración de principios

.
Es muy profundo lo que dice y lo que piensa el Blade Runner. A veces bromeó que todos somos replicantes al final. ¿Crees que los autores de Cf son nerds o ratones de biblioteca despegados de la realidad?

Reitero lo dicho a una pregunta anterior: el oficio de escritor es una labor solitaria. Pero eso no quiere decir en absoluto que sean nerds o ratones de biblioteca. No están alejados de la realidad. Para desarrollar su oficio, un escritor de cf no sólo tiene que estar al tanto de los avances científicos a nivel teórico, sino también de su interacción con los hombres y con la sociedad, sus virtudes y sus peligros. Esa interacción constante con la realidad es un sine qua non. De otro modo, mejor que se dedique a hacer crucigramas o sudokus.

Já, já. Cierto. ¿Cuál fue el último cuento de Cf que leíste?

No es un cuento, sino una novela: “El mapa del tiempo” de Félix J. Palma, una monstruosidad de más de 650 páginas que sin embargo recomiendo encarecidamente a todos los lectores de cf: la considero una de las mejores novelas españolas de los últimos años.


Bien ¿Y puedes adelantarnos de que trata para tentar a los posibles lectores?

Un libro de más de 650 páginas no puede resumirse en un par de líneas. Sólo te diré que es un libro complejo, que se lee con gran interés, que la acción está centrada en las postrimerías del siglo XIX, y que entre sus personajes figura un tal Herbert George Wells. Ah, y que trata de viajes temporales, por supuesto. Lo demás, el meollo de la acción, hay que leerlo directamente.


¿Pensás que alguien leerá este diálogo?

Por supuesto. Si no, no hubiera contestado a tus preguntas.

Otros libros:


La cárcel de acero
Gabriel, historia de un robot

Civilización

Burbuja

El visitante

Mundo de autómatas

El extraterrestre rosa

Nomanor 1 / el mito de los harr

Nomanor 2 / el bárbaro

Los dioses de la pistola prehistórica

Extraño

Meteoritos

No lejos de la tierra

Gabriel revisitado


5 comentarios:

  1. Siendo Argentino obviamente tengo más en mente a Nuevo Mundo y El Péndulo como revistas de antología, pero tengo también en mi colección un Minotauro y un Nueva Dimensión, y debo decir que todos me producen la misma sensación de que el movimiento era algo maravilloso en el pasado, y que ahora solo es una muy potente sombra en comparación.

    Por supuesto, luego leo Axxon, Proxima, Sensación, Qasar, NM, Aventurama, y revistas similares y veo que el movimiento tiene una fuerza comparable.

    Muy buen reportaje, y mis felicitaciones por Hacedor de Mundos.

    ResponderEliminar
  2. Conozco las Péndulo, Más Allá y Nuevo Mundo, pero por esas cosas del destino. -O mejor dicho una librería que ya no existe de Avenida Corrientes-. Yo tengo muchísimas Nueva Dimensión. En su momento las leía una tras otra. No sé si se puede comparar una época con la otra, ha cambiado mucho el entorno y la mentalidad al respecto y no tengo las cosas muy claros sobre el asunto. Lo que si me encanta es que hayas dejado tu comentario. ¡Un abrazo, GDC!

    ResponderEliminar
  3. Encantado, Caballero, jajajaja.

    Hoy me pasó algo interesante. Estaba leyendo la revista/libro Asimov Ciencia Ficción - Edición Española en el colectivo, mientras volvía del trabajo. Terminé el último cuento del nro 4 de Enero del 2004 y se me ocurre revisar los datos de edición. Me llevé una gran y grata sorpresa al ver que decía Editor Domingo Santos,

    ResponderEliminar
  4. Hola, Mario: felicitaciones por tu nuevo invitado: un lujo, indudablemente.

    ResponderEliminar
  5. Muchas Gracias por comentar, amigo. ¡Un abrazo!!!

    ResponderEliminar