Se ha producido un error en este gadget.

miércoles, 12 de octubre de 2011

Invitada de Hoy: Silvia Angiola – Comentarista de cine, colaboradora de Axxón.






Hola. ¿Quién sos? Presentate con tus palabras, por favor.
¡Hola, MC! Creo que podría presentarme como una fanática, muy fanática, de la ciencia ficción y de toda la literatura del género fantástico. Lo que no quiere decir que sea una experta, quizás una “estudiante avanzada”.

¿Cómo empezaste a aficionarte a la CF?
En mi cumpleaños número once me regalaron Fahrenheit 451 y Las maquinarias de la alegría, de Ray Bradbury. Fahrenheit me impresionó muchísimo. A partir de ahí, fue un camino sin retorno. Nunca me aburrí de leer ciencia ficción. Al principio no me gustaba para nada la fantasía, a esa edad era muy purista, jajaja. Pero con el tiempo me empezó a gustar la fantasía también, supongo que habrá sido después de leer El Señor de los Anillos, de J. R. R. Tolkien.

He visto que colaborás en Axxón. ¿Qué tarea desempeñás allí?
En el año 2007 empecé a escribir críticas de cine para Axxón. Eran unos artículos muy sui generis porque yo no tengo una formación ortodoxa ni en cinematografía ni en periodismo. A principios del 2009, Eduardo Carletti me invitó a formar parte de la Dirección Editorial de la revista. Actualmente coordino todo lo que tiene que ver con la selección y publicación de ficciones en Axxón. Trabajo con un grupo de gente maravillosa, muy disciplinada y con verdadera vocación de hacer las cosas bien.

Leí varios artículos tuyos comentando películas. ¿Te gusta mucho el cine?
Me gusta mucho el cine, aunque las películas pochocleras generalmente me aburren. Igual, nunca me definiría como una cinéfila porque antes que nada soy una lectora. Recién empecé a “pensar” el cine en el año 2001, cuando me contacté con un grupo de cinéfilos que eran (son) unos verdaderos talibanes. No te perdonaban una. Ellos me enseñaron todo lo que sé, pero, a juzgar por los resultados, quizás yo no haya sido una alumna tan aplicada :). Me acostumbré a comentar por escrito las películas que más me impresionaban, porque a veces no me podía sacar de la cabeza una película hasta que escribía sobre ella. Un día, el fundador del grupo, Roberto Valle, me invitó a escribir en su sitio web “El Acomodador de Cine”, que ya no existe más. Esas fueron mis primeras publicaciones.

¿Qué opinás sobre las adaptaciones cinematográficas?
Uh, ese es un tema espinoso: hay teorías, ensayos y libros enteros dedicados a las relaciones entre el cine y la literatura. Hay que tener en cuenta que el cine es un arte muy joven, tiene apenas un poco más de cien años. Pienso que los lectores tenemos que eliminar el concepto de fidelidad al libro como criterio de calidad a la hora de juzgar una película. Una película puede ser recontra-fiel al libro y ser malísima. La misma palabra “fidelidad” coloca al cine por debajo de la literatura, como si a priori le debiera algo. Lo que hay que evaluar es el resultado: si la película es buena, si se sostiene solita, si la disfrutamos como espectadores, es muy probable que aceptemos sin problemas todas las infidelidades, traiciones y todas las libertades que los realizadores se hayan tomado con el libro.

¿Qué es lo que te hace juzgar si un relato de ciencia ficción es bueno o malo?
Para mí es importante la forma, el estilo literario. Lo que está bien escrito no sólo transmite mejor la información y facilita la lectura, sino que, como lector, te genera un inmenso placer. En la ciencia ficción, desgraciadamente, es raro que la calidad de la escritura sea un objetivo en sí misma. Por supuesto, tengo presente que la elegancia de la prosa no puede compensar la pobreza del contenido, ni siquiera en la literatura mainstream.
Otra cosa que me atrae es que la historia tenga cierta carga emotiva. La ciencia ficción, como cualquier otra forma de arte, tiene que sacudir, movilizar, despertar conciencia, conectarse con algo adentro tuyo. Hay escritores que sólo se preocupan por transmitir La Idea, que puede ser una teoría científica compleja, un avance tecnológico, una extrapolación social, una desviación histórica, lo que más te guste. Pero sus personajes son planos, estereotipados, no generan empatía. Son autores hiperintelectuales que escriben con cierto distanciamiento, les falta emoción. Un toque de emoción, al menos, tampoco es necesario un desborde.

¿Estás de acuerdo con los filtros de edición? ¿Quién debería realizarlos?
Estoy de acuerdo siempre y cuando el objetivo sea mantener la calidad del material editado. Los filtros deberían ponerlos escritores y/o editores con experiencia, confiables y honestos.

¿Qué opinás de los neologismos?
Están perfectos si el relato o las ideas que presenta los justifican. Me molestarían si estuvieran injertados en un texto que no los necesita, pensaría que el autor los está usando para llamar la atención.

¿Qué es la CF para vos?
Podría decirte que es como una religión.

¿Qué relato o novela de CF te impactó más? ¿Por qué?
En mi caso se daban dos tipos de impacto. Algunas historias de ciencia ficción me producían tal enamoramiento que las leía y las releía hasta aprendérmelas casi de memoria. Por ejemplo, “Y llámame Conrad”, de Roger Zelazny, o “Más que humano”, de Theodore Sturgeon. Otras me deprimían completamente, al punto que no lograba juntar valor para leerlas otra vez. Por ejemplo, “1984”, de George Orwell.

¿Creés que hay lectores para tus artículos?
Unos pocos había :)

¿Tenés un e-zine favorito?
¿Además de Axxón? No. Ocasionalmente leo algún cuento o algún artículo aquí o allá, pero no sigo ninguna otra revista con regularidad.

¿Hay algún autor contemporáneo de habla hispana que sigas?
A Arturo Pérez-Reverte lo he leído en varias oportunidades: El maestro de esgrima, La tabla de Flandes, El club Dumas, La piel del tambor… Más esporádicamente, a Isabel Allende, Ricardo Piglia… Me gustaba mucho C. E. Feiling.

¿Cuál es tu autor favorito? En cualquier lengua, claro.
Me resulta difícil seleccionar, tengo una gran cantidad de autores favoritos. Y espacio para muchos más :). En primer lugar nombraría a Italo Calvino, un autor para leer durante toda la vida. Los grandes maestros de la ciencia ficción me gustan todos: Ray Bradbury, Philip K. Dick, Isaac Asimov, Theodore Sturgeon, Roger Zelazny, Ursula K. Le Guin, Samuel Delany, Stanislaw Lem, J. G. Ballard… qué sé yo, son una pila. En estos últimos años descubrí a Terry Bisson y a James Patrick Kelly. Fuera de la ciencia ficción, tengo mayor afinidad por los cuentistas y novelistas norteamericanos: Ernest Hemingway, J. D. Salinger, Charles Bukowski, Raymond Carver, Cormac McCarthy… Igual, creo que estas listas son muy provisorias. Van cambiando a medida que conocés autores “nuevos” (nuevos para vos). Últimamente, estoy leyendo mucha poesía. La poesía es como un vicio, se te mete adentro sin que te des cuenta y de repente te encontrás con que te hiciste poesía-dependiente.

¿Según tu parecer, los autores de CF colaboran entre sí o son individuos aislados?
Si “colaboran entre sí” quiere decir “escriben juntos” los autores de ciencia ficción hacen eso desde tiempos inmemoriales. Es muy común, debe ser el género que más textos colaborativos produce.

¿Qué opinás de los ilustradores?

Siento una enorme admiración por los ilustradores. Primero tienen que ser excelentes lectores, porque deben captar rápidamente la esencia de una historia para plasmarla en la imagen. Además, tienen que ser grandes artistas, para que esa imagen tenga belleza, carácter, o pueda transmitir una sensación o un estado de ánimo. Como si eso fuera poco, muchos escriben también, ya sea sus propios guiones o textos literarios. Esa plasticidad me parece maravillosa.

¿Es importante la divulgación de las novedades en CF?
Por supuesto. Para los fans es imprescindible.

¿Qué opinás de la autoedición?
Es una alternativa válida, supongo. No se puede generalizar, no todo lo que se autoedita es malo ni todo lo que pasa por el filtro editorial es bueno. Si hablamos de Internet, las cosas son bastante caóticas por la horizontalidad y libertad propias de la red: cualquiera puede publicar, sin pasar por ningún proceso de revisión o selección y sin correr el riesgo de ser rechazado. Me parece importante que existan espacios más complejos que el blog personal, que involucren a una mayor cantidad de gente y que estén a cargo de editores o escritores dispuestos a volcar su experiencia en la red. Estos sitios pueden actuar como filtros, ejerciendo la crítica y seleccionando y jerarquizando el material a publicar.

¿Te animás a opinar sobre algún editor que te haya publicado? ¿O no te haya publicado?
El editor que mejor conozco es, por razones obvias, Eduardo Carletti. Tenemos una relación de mutua confianza, no siempre estamos de acuerdo, pero él me permite trabajar y poner en práctica mis ideas con total libertad. La verdad es que Eduardo está constantemente pensando en cómo mejorar los contenidos y el formato de Axxón para los lectores.

¿Ves televisión?
No mucho. Noticieros y algún programa político de cuando en cuando. Si no, viviría muy desconectada.

¿Qué opinás sobre los adelantos tecnológicos en la vida diaria?
Aplaudo sin reservas todos los adelantos tecnológicos que hagan la vida más fácil o más grata. Pero no tengo la compulsión de salir corriendo a comprar el último modelo de celular o de videocámara o de tablet.

¿Qué pensás de las nuevas formas de comunicación? ¿Y las redes sociales?
Bueno, puedo hablar de Facebook, que es donde tengo mayor participación. Por un lado, me parece una herramienta bastante superficial, porque eso de apretar un botoncito de “Me gusta” como respuesta a algo que posteó un amigo y que tal vez ni siquiera miraste, no invita mucho a reflexionar, ¿no? Por otro lado, para lo que fue creado, que es para reunir gente con gustos similares, funciona perfectamente bien. Podés descubrir grandes afinidades con alguien que nunca formó parte de tu círculo íntimo, o alguien que no te caía del todo bien, o incluso con un completo desconocido. Después, profundizar o no la relación dependerá de cada uno. Creo que tenemos que aceptar que nuestra vida virtual ocupa una buena porción de nuestro tiempo y que muchas de nuestras relaciones virtuales son importantes para nosotros.

Ahora los chicos siguen aventuras a través de juegos de video o historias en cine condicionadas por el merchandising. ¿Pensás que eso reemplazará a la literatura tradicional?
Los viejos lectores nos tenemos que esforzar para que eso no suceda. Tenemos la obligación de transmitir nuestros conocimientos, aunque parezca que predicamos en el desierto. Podemos despertar la curiosidad de algún porcentaje de esos chicos que están inmersos en los videojuegos o en las franquicias de Hollywood y hacer que se tienten con la literatura. El problema más grave es que tanto la computación como el cine sensacionalista te vuelven impaciente, y a la literatura hay que dedicarle cierto tiempo para que dé sus frutos, pero, bueno, hay que ir de lo más simple a lo más complejo, como hicimos todos.

¿Por qué pensás que en la opinión general, la Cf es tan infravalorada?
Me parece que ahora a nuestro género se lo respeta más y se le presta mayor atención. Ya no estamos en los ´50, salimos del gueto. Actualmente la ciencia ficción se enseña en las universidades, recibe críticas serias; los autores, libros, películas y series del género son motivo de análisis y debate. Deben quedar pocos lugares en el mundo donde la influencia de Philip K. Dick, por poner un ejemplo, no haya llegado. Los autores mainstream incorporan a sus obras elementos de ciencia ficción que para nosotros no son ninguna novedad. En las escuelas, los cuentos de ciencia ficción se usan desde hace tiempo como herramientas didácticas. Creo que hay motivos para ser optimista.

¿Imaginás que algún día conquistaremos el espacio como en Star Trek?
No, para nada. Le tengo mucho cariño al universo de Star Trek y a las ideas que plasmó en él Gene Roddenberry en plena época del flower power, pero como visión del futuro me parece muy ingenua. Y muy antropocéntrica. Hablando estrictamente en términos de "la conquista del espacio" esa confianza en el papel protagónico que la Humanidad está destinada a desempeñar en la historia del Universo no tiene ni pies ni cabeza. La idea proviene de la Edad de Oro de la ciencia ficción y en literatura quedó perimida después de la New Wave.

Si hubiese un holocausto climático o ecológico ¿qué harías?
Primero, sobrevivir. Después supongo que empezaría desde cero y haría las cosas lo mejor posible, de acuerdo a las circunstancias.

¿Cuál es tu película de CF favorita?
Te nombro a las que siempre tengo presentes, aunque algunas no son estrictamente de ciencia ficción. Blade Runner, de Ridley Scott; Solaris, de Andrei Tarkovski, La ciudad de los niños perdidos, de Jean-Pierre Jeunet y Marc Caro; eXistenZ, de David Cronenberg; Navigator, de Vincent Ward; Ciudad en tinieblas, de Alex Proyas; El espinazo del diablo y El laberinto del fauno, de Guillermo del Toro; The Host, de Bong Joon-ho; ¿Quieres ser John Malkovich?, de Spike Jonze. Una película de ciencia ficción que me parece imprescindible es Moon (acá se llamó En la luna), de Duncan Jones, el hijo de David Bowie. Austera, profunda, sin una explicación de más... una maravilla.

¿Creés que los autores de Cf son nerds o ratones de biblioteca despegados de la realidad?
No, no lo creo. La buena ciencia ficción construye metáforas que nos permiten acercarnos a temas difíciles o preocupantes de la realidad con la cabeza abierta y con menos prejuicios. Nos ayuda a verlos desde otra perspectiva, a procesarlos en lugar de construirles una pared alrededor. A causa de esta capacidad simbólica, todo lo que el autor pone en sus historias ex profeso te va a parecer un descubrimiento íntimo y personal.

¿Cuál fue el último cuento de Cf que leíste?
Leo cuentos de ciencia ficción para Axxón prácticamente todos los días. Cuando llega ese texto extraordinario que te vuela la cabeza, te das cuenta de que todo el trabajo valió la pena.

¿Pensás que alguien leerá este diálogo?
Algún despistado va a aterrizar.

7 comentarios:

  1. ¡Uy, me despisté!
    Muy bueno, Silvia. Y muy bueno todo, MC.
    Gracias a ambos.

    Nos escribimos,
    Daniel V.
    (Axxonita)

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué placer, MC, que hayas entrevistado a esta dama!

    ResponderEliminar
  3. Despistado ¡presente! Silvia tiene el equilibrio exacto entre decir todo de uno y no decir nada de nada. Muchos tenemos que aprender de ella

    ResponderEliminar
  4. ¡Muchas gracias a todos por los comentarios!!!
    ¡Un abrazo!!!!

    ResponderEliminar
  5. Soy un despistado que acaba de leer este diálogo... ;)
    Si tienen tiempo, pasen por mi blog: http://letrasdehorror.blogspot.com

    ResponderEliminar