Se ha producido un error en este gadget.

viernes, 3 de mayo de 2013

Diana Raznovich. Humorista Gráfica.



Invitada de Hoy: Diana Raznovich. Humorista Gráfica.







Hola ¿Quién eres? Preséntate con tus palabras, por favor.
Me llamo Diana Raznovich, soy humorista gráfica y autora teatral. Ambas cosas se me dieron juntas, y no me he sentido obligada a elegir, Vivo en España desde hace muchos años. Pero tengo una casa en Buenos Aires, en Flores, y paso varios meses del año allí.
¡Vivís en España! O sea que envías tus trabajos a través de internet.
Claro, por correo electrónico, pero cuando estoy en Baires hago lo mismo. Como casi todo el mundo. Altuna también vive en España. Crist creo que vive en Córdoba. No tiene sentido llevar al diario personalmente tus tiras. Con los periódicos en España hago lo mismo, como todos.
 
 ¿Cuándo empezaste a trabajar en el diario?
En la contratapa del diario, hace 4 meses.
Recuerdo haber visto cosas tuyas en el suplemento MUJER.
Empecé y sigo en el Suplemento. Hace dos años.
Pero ¿Sos Argentina?
Sí, soy argentina. Por supuesto.
¿Cómo empezaste a aficionarte en las historietas?
Yo creo que ni bien empecé a escribir, de pequeña, también empecé a dibujar, es decir que hacía cuentos ilustrados, y los personajes tenían globitos como en las historietas. Me parece que escribo y dibujo desde el mismo gesto, desde el mismo lugar. Como si hubiera una línea continuada entre las dos cosas. Así que creo que mi vocación se despertó mucho antes de darme cuenta de que eso era una vocación.
¿Estudiaste o  sos autodidacta?
Las dos cosas.
¿Es difícil hacer humor?
Para mí sería difícil no hacerlo, porque tengo una visión de lo ridículo de todo, me aparece en primer plano lo cómico de la vida- Hacer humor es un ejercicio de lucidez, también de crítica y sobre todo de poner aire aún a las situaciones más dramáticas. Pero creo que si bien para mí no es difícil, para otras personas puede serlo.
Por lo general los humoristas gráficos trabajan en diarios o revistas y eso les demanda una producción diaria de tiras o páginas ¿Cuántas horas del día  le dedicás a tus creaciones?
Muchas, pero no cuento las horas, hay historietas que te llevan más que otras. Pero cuando uno hace lo que ama, las horas no pesan igual.
¿Qué temas te gusta mostrar en tus tiras humorísticas?
A mí  me interesa el humor comprometido, el humor crítico, el humor cuestionador. Me interesa hablar de temas sociales, de desigualdades, de temas de género. Me gusta aportar a una reflexión sobre el mundo que vivimos. Creo que el humor es un recurso muy potente para desarrollar esos aspectos críticos sin hacer declaraciones panfletarias, es sutil y por lo tanto genera empatía en sus lectores.
 

¿Cuál es tu aspiración? ¿Fama?
Nunca me lo planteé. La fama en sí no me interesa nada, pero me gusta llegar a la gente, esa complicidad con la sonrisa de alguien que no conozco y que en ese instante está tan cerca porque le divierte algo que yo dibuje, me encanta esa cotidianeidad que te permite la tira, ser parte del desayuno de la gente, de la oficina, del viaje en subte, no sé eso de ser parte de la vida, y ponerle sonrisas a esa vida, me encanta.
 ¿Qué es lo que te hace juzgar si una tira cómica es buena o mala?
No hay parámetros precisos. Hay gestos que son dibujos, ideas. Yo no juzgo demasiado, pero lógicamente hay cosas que me gustan más que otras. No creo que haya una única manera de hacer humor, hay tantas como humoristas. Cada humorista inventa sus códigos, sus leyes, su discurso. Pero eso no es sólo en el humor, eso es en el arte en general.
Y lógicamente te gusta lo que te resuena, lo que te divierte, lo que te alude, lo que te permite identificarte. Cada humorista tiene su público, sus fans, y sus detractores. El humor es algo particular, lo que hace reí a unos deja indiferentes a otros.
¿Qué es el humor gráfico para vos?
El humor gráfico es un chispazo, un instante, un destello. Una brevísima secuencia escrita y dibujada, que te hace pensar y sonreír. O no.
¿Crees que hay público para lo que haces?
Sí, claro. Hay un público para lo que hago. Estoy muy contenta por eso.
¿Tienes un e-zine favorito?
No.
¿Hay algún autor contemporáneo que sigas?
Sigo todo lo que puedo, me encanta Saúl Steimberg, Claire Bretecher, Franziska Becker. Me gusta Quino. Sigo lo que puedo. El Roto en España, me parece buenísimo.
¡Claire Bretecher! Sí, la recuerdo. Creo que la leía en Metal Hurlant o alguna de esas revistas europeas. También a Chantal Montellier, pero eso ya es historieta. ¿Sabés? Cuando falleció Caloi, La tira de Clemente siguió publicándose unas semanas más. ¡Y un día estabas vos ahí! ¿Cómo fue el ofrecimiento del diario? ¿Te dijeron que vas en el lugar de Caloi? Mirá que estás rodeada por Sendra, Crist, Tabaré, Dora Cané y encima en la cabecera está Altuna, ¡todos grosos! ¿Cómo fue esa experiencia?
Presenté el proyecto de Donatela y gustó. Y me contrataron. Supongo que no fui la única que presentó un proyecto. La experiencia es apasionante. Y estar bien rodeada, me encanta. Pero sobre todo lo que más me gusta es estar en la contraportada de Clarín, estar ahí me parece maravilloso. Como llegar a Broadway. Mucha difusión, mucha visibilidad, y eso implica llegar a mucha gente todos los días.
 

¿Conociste a Caloi?
No personalmente.
¿Cuál es tu autor favorito?
De Argentina, Quino. Internacionales hay muchos. Los que te nombré antes. La verdad es que como vivo hace más de 30 años fuera de Argentina, creo tener mucha influencia europea, más que Argentina. Viajo mucho a Francia, a Alemania.
Si, Quino es inmenso. ¿Según tu parecer, Los Humoristas gráficos  colaboran entre sí o son individuos aislados?
La profesión en sí no es social, no se construye en equipo, como por ejemplo el teatro. Se pasan muchas horas en soledad. Lo que no quiere decir que no se tengan colegas amigos. Pero la profesión de humorista gráfico, en sí, es solitaria.
Cierto. Hablame de tu actividad como autora teatral. ¿Escribís libretos o dirigís las obras?
Soy una autora de teatro bastante conocida. Mis obras están traducidas a muchos idiomas y se estrenan permanentemente en Argentina, en España, y en el mundo.
¿Qué opinas de los ilustradores?
Es una pregunta demasiado general. ¿Qué ilustradores? No sé qué quiere decir esta pregunta
En realidad es una pregunta formulada para los escritores, como ven ellos la función de la ilustración en un texto. Tal vez no se aplique para los que somos dibujantes. ¿Es importante la divulgación de las novedades sobre historietas?
Supongo que para un determinado público, eso es importante. Para mí, no demasiado.

 
 

¿Qué opinás de la autoedición?
Bueno, es un esfuerzo económico que nunca hice. Siempre encontré editores de mis historietas. Ya llevo cuatro libros en España, estoy por publicar otro próximamente. Pero si no conseguís editor, es un recurso que está siempre ahí. Aunque creo que un editor no es sólo alguien que publica, sino alguien con un criterio editorial, con una distribución. No veo demasiado mezclar la condición de creativo con el editor.
¡Hey! ¡Pará! ¡Cuatro libros en España! Por favor, contame sobre
ellos.
Sopa de Lunares, Mujeres Pluscuamperfectas y Divinas y chamuscadas. Todos publicados por Ed Hotel Papel, de Madrid. Ahora Ediciones de la Flor, va a publicar Mujeres Pluscuamperfectas en Argentina.
 

¿Te animás a opinar sobre algún editor?
No conozco lo suficiente.
¿Ves televisión?
Poco. Veo dibujos animados. Y noticieros.
¿Qué opinas sobre los adelantos tecnológicos en la vida diaria?
Es un hecho sin retorno. Yo los disfruto mucho. Me parece que ayudan a vivir.
¿Qué pensás de las nuevas formas de comunicación? ¿Y las redes sociales?
Me parecen muy interesantes. Y las uso. Pero siempre prefiero un encuentro personal con un amigo o una amiga, esa intimidad de encontrarse, no tiene comparación.
Ahora los chicos siguen aventuras a través de juegos de video o historias en cine condicionadas por el merchandising ¿Pensás que eso reemplazará a la literatura tradicional?
No creo. Cada cosa tiene su lugar.
Una vez me dijeron que los historietistas sueñan con utopías, en cambio los humoristas gráficos son mucho más realistas y tiene los pies en el suelo ¿Qué opinas sobre eso?
Me parece muy esquemático como concepto. Todos soñamos con utopías. Y el humor siempre te hace volar.
 

¿Imaginás que algún día conquistaremos el espacio como en Star Trek?
La palabra conquistar no me gusta nada. Esa idea de adueñarse la rechazo. Me gustaría conocer más allá de mis narices, más allá de mi planeta, pero no conquistar. Esas aventuras y guerras espaciales no me atraen nada. Me parece que estamos atrapados por el mismo discurso belicista, por la idea de buenos y malos, de amigos y enemigos, y todo eso no me atrapa nada. No me atrapa reproducir en el espacio las relaciones de lucha, conquista y Poder que tenemos en la tierra. Me parece muy aburrido. Me quedo mil veces con el humor.
Si hubiese un holocausto climático o ecológico ¿Qué harías?
Supongo que llorar.
¿Cuál es tu película de historietas o comics favorita?
A mí no me gustan demasiado los comics. Prefiero leer literatura. Pero mi autor favorito de lejos, en ese género es Moebius. Moebius zafa del discurso convencional del comic, y hace una poética de su propio dibujo que me divierte mucho. Es, bueno era, un artista genial, lleno de permisos, de humor, de frescura. Sobre todo esos libros donde se pone a sí mismo de personaje, me encantan. Pero el comic como género no me atrapa demasiado. Aunque hay excepciones por ejemplo la saga de Marjene Satrapi, Persépolis me gusta mucho.
Por completo de acuerdo. Admiro muchísimo a Moebius. ¿Crees que los autores de historieta son nerds o ratones de biblioteca despegados de la realidad?
Un poco.
¿Cuál fue la  última historieta que leíste?
Leí hace poco La muchacha   Salvaje, premio de FNAC del año pasado, de una autora española Mireia Pérez. Me gustó mucho.
 

¿Cuál es tu opinión acerca de la propuesta de ley para incentivar la historieta nacional para la que se están juntando firmas?
Me parece bien.
¿Y respecto a la idea de agremiarse para conseguir la pensión o jubilación para los dibujantes?
También me parece bien.
¿Pensás que alguien leerá este diálogo?
Los lectores de tu blog.
 
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada