Se ha producido un error en este gadget.

sábado, 30 de abril de 2011

Carlos Morales - Escritor - Moderador de Planeta X











Carlos Morales, alias abur_chocolat - Moderador del grupo Planeta X

Hola ¿Quién eres? Preséntate con tus palabras, por favor.

De acuerdo. Mi nombre es Carlos Morales, pero tal vez soy más conocido como abur_chocolat, o el Aburcho a secas. Soy un tipo común, aunque bastante raro (según dicen). Hay gente que me quiere mucho y otra gente no puede ni oír hablar de mí, pero esas son cosas de la vida. Probablemente sucede porque soy un tipo directo y franco, y no me gustan las injusticias. Eso te crea amores y odios.

Já, já Como Zuckerberg. ¿Y de dónde sale eso de abur_chocolat?

Fue hace mucho. Quería tener una cuenta en Yahoo para participar en los grupos y, como mi nombre es bastante común, las combinaciones típicas (camorales, moralesc, carmoral, etc.) ya estaban tomadas. El robot de Yahoo me rebotaba todo el tiempo y me ofrecía números, pero me parecía aberrante usarlos; supongo que eso es culpa de haber leído historias en las que se despersonalizaba a la gente. De modo que me planteé algún nick que no tuviera asidero directo con mi nombre. Y fue abur_chocolat porque para esas épocas estaba algo panzón y uno de mis recursos para bajar de peso fue dejar de lado el chocolate. Así, el propio nick funcionaría como recordatorio (risas). Sí, se nota que estaba algo sensible con el asunto.

¿Cómo empezaste a aficionarte en la CF?

El primer libro que leí fue una novela de Verne. Pero no de CF, sino “Dos años de vacaciones”, pura aventura; lo gané con mis notas en sexto grado de la Primaria. Lo siguiente que puedo identificar en mis recuerdos fue haber comprado (con mi escaso sueldo de operario en una tornería) unos Bolsilibros Bruguera en una tienda de usados, de la colección Ciencia Ficción. Creo que ahí fue donde se me abrió la cabeza. Tendría yo unos 17 años. Luego de eso no pude parar, y los buscaba donde fuera. Solo bastante tiempo después me enteré de que existían libros “grandes” que también trataban temas de CF. Es que pasé toda mi vida en una localidad del segundo cordón industrial de Buenos Aires, donde la cultura aun hoy brilla por su ausencia. De modo que solo me animé a comprar libros “grandes” cuando apareció la colección CF de Hyspamérica en los kioscos de revistas.

¡Ahh, sí! ¡La de tapas de letras plateadas! Yo los tengo casi todos leídos. ¿Y cuando sentiste el impulso de escribir?

Bueno… como mucha gente, cuando me enamoré por primera vez. Eso fue en mi adolescencia; compuse rimas espantosas y unos escritos lamentables, mezcla de romanticismo banal y relato erótico. Supongo que eran una vía de escape de una realidad muy pobre en recursos y en “magia”. Pero si me preguntás por mi actual condición de escritor… no sé, simplemente un día me puse a escribir y ya. Eso fue hace unos cinco años. No sé si llamarlo impulso; yo diría más bien que fue una decantación.

Claro. ¿Qué temas te gusta abordar en tus cuentos?

No he escrito tantos como para pensar en límites. Puedo identificar mejor las cosas sobre las que no me gustaría escribir. Pero, hablando en generalidades, me interesa explorar la forma en que se conduce y mantiene la condición humana ante las circunstancias que les acontecen a las personas en un ambiente determinado, con sus riesgos y ventajas. Tal vez por eso me gusta la CF, porque te permite diseñar el ambiente con gran libertad, e incluso a los seres que se ven afectados por él.

Yo noto un respeto por el hard, las novelas de a duro, pero hábilmente manejado como un relato fantástico. ¿Te sale natural o lo estudiás?

Supongo que a uno le sale más fácil el escribir lo mismo que le gusta leer. Siempre me cayó mejor la CF Hard que aquella mezclada con magia, o la de introspección. No estoy diciendo que estas últimas no me gusten, sino que termino más… satisfecho, digamos, luego de leer a Niven que a Zelazny, por nombrar a dos irreprochables. Seguramente tenga que ver con mi adiestramiento profesional; ser diseñador mecánico me “condena”, por decirlo de algún modo, a que la coherencia orgánica de un texto y una técnica realista me sean muy importantes. Y esto que se dio en mí como lector, también lo plasmo como escritor, es evidente. Creo que nos pasa a todos, a cada quien según sus gustos.
En cuanto a “las de a duro”, que viene a ser mi otra vertiente, simplemente me divierte el estilo Pulp; se pueden decir muchas cosas en un ambiente tan estereotipado. La trama con el científico loco, el héroe, la chica que hay que rescatar y el espía maligno puede dar lugar a miles de variantes, y lo mejor de todo es que no hay que explicar quiénes son, pues todos los conocemos. Eso hace que un cuento en ese ambiente se nutra de todo lo que hemos visto y leído, y permite concentrarse mucho más en el nudo y el mensaje y obviar las descripciones. Resulta entonces una historia mucho más breve, pues toma su cuerpo de todo lo anterior del género; pero también llena de significado, porque terminás escribiendo solo lo fundamental.

¿Cuál es tu aspiración? ¿Fama?

No. La fama es algo peligroso. Yo conozco los escenarios; fui guitarrista en una banda de rock y aunque nunca hemos sido muy famosos tocando, he conocido gente que sí y no me gustó el panorama. Mi aspiración es pasarla bien inventando alguna historia, sorprenderme de lo bien que quedó… aunque eso es aleatorio (risas), y publicarla en caso de que a alguien más le divierta o le deje pensando. Ya con eso me doy por pagado.

¿Qué es lo que te hace juzgar si un relato es bueno o malo?

No sé si hablas de un relato mío o de otro. De uno mío, es que me guste cuando lo releo. De los relatos de los demás, los defino buenos cuando son coherentes, tienen ideas que nunca se me han ocurrido y me despiertan sentimientos al leerlos, aunque sean sentimientos no agradables, como la tristeza o la ira.

¿Estás de acuerdo con los filtros de edición? ¿Quién debería realizarlos?

Estoy de acuerdo, porque si no sería un desastre. Ya lo que se edita hoy está plagado de errores conceptuales y hasta ortográficos, de modo que bajar el umbral solo empeoraría las cosas. Pero el tema es qué se filtra. Yo conozco a demasiados editores personalistas, que publican sin reparo cuentos de “amigos” y dejan de lado a otros que tienen talento pero no se entregan a las zalamerías de la adulación. Eso es un manejo político demasiado frecuente, y por eso no aparecen talentos nuevos sino en cuentagotas. Hacen la de Calígula: publican lo que ha escrito el Incitatus de turno. Son escasos los que eluden el amor propio exacerbado y se manejan con honradez. Entonces, no es que haya que quitar filtros, sino recuperar el uso de los correctos. Pero a cierta gente eso no le entra en la cabeza.

Hablas de elitismo, ¿no? De gente que considera mejores y peores. Sin embargo esas son decisiones de los editores.

Hablo más bien de acomodos por amiguismo, y de rechazos por antagonismo personal.
Yo creo que hay que buscar publicaciones donde a uno lo traten con respeto y lo quieran por su obra, no por quién lo trae o qué hizo antes.
Sí, yo también envío texto a los que me tratan bien, o supongo que lo harán.

En muchos foros critican por esto a la FIERRO, la historieta para sobrevivientes. Tuvo cosas muy lindas en la primera etapa, aunque tanto repetir el mismo staff, con dibujantes que se repiten haciendo lo mismo hace décadas… Pero estoy rompiendo una regla personal: la de no hablar de gente que no me gusta. ¿Qué opinas de los neologismos?

Son una herramienta más, siempre que no se abuse de ella. Entonces pasa a ser un escollo.

Noto que sos muy absolutista en lo que se refiere a la construcción de un relato. ¿Es así?

No estoy seguro de lo que querés decir con absolutista. Mi forma de escribir no es algo que se pueda enseñar, lamentablemente. Me siento en la PC y escribo. Suelto un personaje y el tipo se mueve y decide su futuro ante mis ojos, y el universo se arma al tiempo que corre el relato. Y en determinado momento, aparece en lontananza el final que debe tener el cuento. Lo escribo y se acabó. Luego lo releo brevemente para asegurarme de que no cometí errores groseros de cualquier tipo, y no lo toco nunca más en la vida. Y cuando lo leo luego de un tiempo, suelo asombrarme de pensar que yo pude haber escrito eso. Es como si por un momento una musa me hubiera habitado y fuera ella la que lo escribió, no yo. De modo que comprendo bastante a los antiguos, a aquellos que inventaron a las musas.

¿Qué es la CF para vos?

Un universo en el que moverse.

Muy bien. ¿Cuál de tus cuentos te es más querido? ¿Por qué?

No sé, son como hijos. Uno quiere hasta a aquel que le salió medio torcido.
Já, já, cierto.¿Crees que hay lectores para lo que escribís?

Seguro. Existen los suicidas, ¿no? (risas) Quiero decir, habiendo tanta gente seguramente a alguien le gustarán, porque de gustos no se puede dar cuenta.

¿Tenés un e-zine favorito?

No.

¿No, a secas? Pero seguro leés algunos, ¿verdad?

He leído algún número de varios fanzines, pero no tengo tiempo. También por eso es que no soy un escritor prolífico. En otras épocas leía mucho; tengo en casa una biblioteca de casi ochocientos volúmenes de todo género: técnicos, ensayos, históricos, clásicos… hasta cómics, y los he leído a casi todos; muchos de ellos varias veces. Pero en un estante hay una docena de libros, los que fui comprando en el último tiempo, que no pude comenzar nunca. Hace ya un par de años que no tengo tiempo de meterme con una novela; ni pensar en un ensayo. Me gasté 120 pesos en uno de los últimos, un ensayo titulado “Historia de la clase media argentina”, y no pude pasar del prólogo…

¿Hay algún autor contemporáneo que sigas?

He seguido durante un buen tiempo a Larry Niven, y traduje algunas cosas suyas que no estaban en castellano. Pero, hoy por hoy, no sigo a nadie.

Sí, y aunque no lo digas, para mí se nota que sos fan de Niven. Los fuselajes Número Cuatro de Mundo Anillo se caracterizan por tener un ambiente único, de ahí que no veías la necesidad de pasillos en una astronave. ¿Recordás aquella conversación en una reunión, hace tiempo, en una galaxia muy lejana?

Uh, cuánto se discutió sobre eso… Todo comenzó cuando vimos en grupo ese western espacial llamado “Serenity”. Para cuando vos te sumaste al tema, en la siguiente reunión en casa de Vlad, hacía ya meses que se trataba el asunto. Mi postura es que un pasillo al estilo de los que se ve en las astronaves que inventa Hollywood es absolutamente impráctico. Y lo demuestra en forma sencilla la construcción de las verdaderas naves espaciales, como la estación espacial Freedom: están formadas por cuartos funcionales interconectados, los pasillos no existen. Es un desperdicio de tiempo y recursos. Los yanquis tienen algún trauma con los pasillos, igual que con los armarios, y por eso están presentes en todas sus películas. Pero jamás se construirán en una nave espacial.

¿Cuál es tu autor favorito?

No creo tener un favorito. Me gustan cosas de muchos.

Según tu parecer, ¿los autores de Cf colaboran entre sí o son individuos aislados?

No sé. Yo soy un individuo aislado como escritor, pero me gusta juntarme y charlar o discutir con gente del género. Por otro lado, colaboro con unos cuantos en sus revisiones, desde que formo parte de un taller de escritura (se trata de Forjadores), pero muchas veces por expreso pedido de ellos a mi correo privado.

¿Te gusta participar en Forjadores?

Es un lugar interesante. Más allá del aprecio personal que siento por varios de ellos, ver en bruto cómo se desempeñan otros escritores es útil tanto para aprender métodos, sistemas y representaciones novedosas para uno, como para comprender que lo que se ha elegido como relato expresivo tiene muchas veces un nivel lo suficientemente bueno como para mantenerlo. En particular, Forjadores logra un ambiente muy cordial y nutritivo, y eso ayuda a que aparezcan los “esqueletos” de la composición: las personas se animan a entregar algo no del todo terminado esperando consejo, porque se sienten bien tratadas. Sé que en otros talleres eso provoca hasta burlas. Y si uno ve los esqueletos, aprende más de cómo otros componen su “producto”, y termina adquiriendo más información que si solo se presentaran productos terminados.

¿Qué opinas de los ilustradores?

Es una pregunta rara. Son los que hacen dibujos de los cuentos, ¿no? Me conviene hablar bien de ellos (risas). Sinceramente, no puedo dar opinión. El tipo se ve obligado a leer mi cuento, interpretarlo, extraer una imagen de su mollera y plasmarla como “decoración” de una obra mía. Luego de tanto trabajo, no me parece correcto plantarme como un juez y discutirle su apreciación del asunto. Sería como si el ilustrador me dijera que cambie mi cuento para que se adapte a algo que tiene en la cabeza.

Já, já. Mirá, cuando el cuento está bien descripto y hay varias escenas para elegir es más sencillo. El problema es lo onírico o la ensoñación, eso merece un dibujo abstracto. Fijate que a Robert Howard o a Edgar Rice Burrougs es fácil plasmarles una imagen, en cambio en Más que Humano, las portadas pueden ser de cualquier otro libro.

Sí, te comprendo. Es lo que pasa cuando se tratan temas “invisibles”.

¿Es importante la divulgación de las novedades CF?

Es útil, pero no podría decir que importante. Importante es que no haya niños muertos por el hambre.

En eso tenés razón. Pero ya que lo mencionás, ¿pensás que hemos llegado a tal nivel de individualismo que podemos ver alguien muriéndose al lado nuestro y no nos afecta? Hace unos días vi como un colectivo aplastaba a un perrito, sufrió unos segundos antes de morir, pero lo que me sorprendió fue ver a dos chicas que volvían de bailar sacarle fotos al animal destrozado con los celulares. Me hace acordar a esa película con Charlton Heston, Soylent Green (Cuando el destino nos alcance). Creo que ya nos alcanzó, ¿no?

Es un problema de educación. Hemos sido educados desde hace años con vista a convertirnos más en clientes que en personas. Siento así, es lógico que exacerben en nosotros los instintos básicos antes que los pensamientos superiores, pues cuando nos movemos en base a instintos es más fácil engañarnos, vendernos cosas sacando más provecho. Uno no se hace muchas preguntas ante el hambre o el deseo; se mueve más por “calentura” que por evaluación. Es muy difícil sustraerse a eso, porque todos tenemos instintos y el lenguaje en que nos habla la publicidad es entonces universal.
Las consecuencias son muchas y prácticamente todas malas. Lo que vos viste con esas dos chicas tomando fotos a la pobre bestia es una de ellas: el desapego ante el sufrimiento del otro es natural consecuencia del exacerbado interés por el propio disfrute a toda costa.

¿Qué opinás de la autoedición?

Cada quien hace con su dinero lo que quiere. En mi caso particular, como la fama no me interesa, estoy a salvo de eso (más risas).

Já, já, bien. ¿Te animás a opinar sobre algún editor que te haya publicado? ¿O no te haya publicado?

Sí. Hubo uno que me publicó el primer cuento, cuando yo no era nadie y él ni siquiera me conocía. Era un cuento difícil de publicar para él, porque no coincidía con la temática de su revista y era demasiado largo. Pero se las arregló y lo publicó. Ése fue Santiago Oviedo, editor de NM. Un señor.

Santiago Oviedo es uno de los mejores tipos que conozco en el medio y no lo digo por quedar bien. Tiene un criterio particular para elegir el material de su revista y, además, es mejor persona que editor, je, je. ¡Que no se entienda mal, já, já!

Ok, ok, vamos a tratar de entenderlo bien.

¿Ves televisión?

Sí. Algunos programas de opinión, noticieros y algún que otro filme de cable, especialmente si son europeos u orientales. Hollywood me aburrió.

Hollywood está para atrás, ¿eh? Lo mantienen los efectos especiales, pero ya todos los países se están poniendo a la altura. Lo que me enferma es esa manía que tienen los productores de quedar bien con todos: el gobierno, las minorías sociales, el enemigo, con Dios, con el diablo, los grupos étnicos, la diferencia de géneros. Ponen todo con calzador.

Yo no creo que deba culparse a los productores. Creo que tiene más que ver con que su cine tiene que cumplir unos estándares particulares porque allá casi todo tiene que ver con el dinero. Hay una música en el aire y deben bailar a ese ritmo. El statu quo diseña un cliente y el producto debe adaptarse a él para ser exitoso. Mientras más cumpla con su objetivo, que es el ser “comprado”, mejor lo tratará la prensa, que es funcional a ese modelo, y más premios recibirá de los académicos del negocio. Eso hace que todos los filmes terminen inevitablemente pareciéndose entre sí, porque una fórmula exitosa se repite hasta el cansancio.
Lo mejor que tiene, para mí, son los dibujos animados.
Yo prefiero los de otras latitudes. Todavía estoy deslumbrado por “Las trillizas de Belleville” y por “El viaje de Chijiro”. Las he visto media docena de veces y sigo disfrutándolas. Nada que hayan hecho los yanquis me ha gustado tanto.

¿Te gusta el cine nacional?

Me gusta el buen cine, no importa de dónde venga. Pero no soy un cinéfilo. Debe hacer como cinco años que no voy a un cine, y lo más reciente que veo seguro tiene más de dos años. Pero como mi hija Bellus sí es cinéfila, por ella me entero de lo que vale la pena. Cada tanto me pasa en DVD lo que sabe que me gustará.

¿Qué opinás sobre los adelantos tecnológicos en la vida diaria?

Que son útiles para muchas cosas, excepto para ahorrarnos tiempo. Uno está hoy mil veces más ocupado que antes “gracias” a esos chiches. Ya no queda espacio para la contemplación, la charla simple y llana y el ver pasar el sol por la ventana. Creemos que tenemos mucho más que antes, pero no vemos todo lo que hemos perdido.

Coincido, se pierde mucho tiempo. ¿Qué pensás de las nuevas formas de comunicación? ¿Y las redes sociales?

No me gustan las redes sociales, y no es porque sea huraño. Se trata de que todo comportamiento en ellas está absolutamente compartimentado por los programas de comunicación, y su diseño no responde a nuestra forma de ser, sino a la de otros pueblos. Es una versión más de la penetración cultural; esta vez no por los contenidos, sino por las formas.

La penetración cultural es constante y empezó antes de que nosotros naciéramos. El tema es cuando está en tu médula. Creo que a mi me gusta el Heavy Metal porque empecé a escuchar música en los ochenta.

Sí, eso es inevitable. Uno es como es en buena parte por las cosas que nos formaron mientras crecíamos.

Lo peor es el condicionamiento, creer en la ilusión del sueño americano de que con esfuerzo y preparación llegas a Shangrilá. Te enseñan que los malos tienen cara de chino, alemán o turco, que los chorros y los guerrilleros tienen cara de latinos y los buenos son pibes lindos de camisa y corbata cuando en la realidad, mis amigos tienen rasgos latinos y el hdp que me explota usa camisa, corbata y tiene el cutis perfecto. ¿Este tipo de cosas influye en tus argumentos o te despegás para escribir?

Esas cosas forman parte del universo que nos rodea, y si uno se basa en la realidad para proyectarla, es inevitable considerarlas. Lo contrario sería escribir fantasía, no CF. Crear mundos irreales no es lo mismo que crear mundos inexistentes pero probables.

Ahora los chicos siguen aventuras a través de juegos de video o historias en cine condicionadas por el merchandising. ¿Pensás que eso reemplazará a la literatura tradicional?

Espero que no, pero sospecho que sí. Educados como están, siempre prestarán más atención a lo que dicen Disney o Hasbro que a lo que decimos vos o yo. Y es otra consecuencia de la penetración cultural. Por ejemplo, el argumento del filme “Soy leyenda” en la versión de Will Smith no tiene nada que ver con el original de Richard Matheson. El terrible descubrimiento que uno hace promediando la novela no está en la película, que se queda en la anécdota del pobre tipo luchando contra los vampiros. Entonces, ¿qué se sabrá de “Soy leyenda” con el tiempo? Es muy simple: la durísima historia de Matheson no sobrevivirá y lo que perdure será la lavada versión de Hollywood. Es imposible que una novela inglesa de 1954 pueda competir en penetración de propaganda contra un producto hollywoodense de 2007.

¿Por qué pensás que la Cf es tan infravalorada en la opinión general?

No existe eso de “opinión general”. Lo que existe es una gran cantidad de gente con gustos decretados. Si uno grita “Dostoyevski”, el 50% de las personas se cree que estamos diciendo alguna puteada en ruso; el 30% responde que es un genio, pero jamás lo ha leído; el 15% lo ha leído pero no le ha gustado por “crudo” o “anticuado”, y el último 5%, el verdaderamente conocedor, se detiene en hablar pestes de sus ideas y de sus costumbres en lugar de disfrutar de su escritura. Con la CF pasa algo parecido.

Uyyy, hablás de un complejo de inferioridad que tienen muchas personas. Me ha ocurrido que le preguntás a alguien por “El imperio de Antares”. El libro no existe, pero muchos te responden: “Lo oí nombrar, dicen que está bueno”.

Bueno, para muchos el decir “no sé” es materia prohibida.

Ese tema lo toca John Brunner en Órbita Inestable. También eso de criticar al que ayer ovacionábamos y hoy mirarte mal por opinar distinto a la mayoría. Y escribir ciencia ficción es algo que hace una minoría. ¿Estamos en el lugar correcto, entonces?

Como adultos que somos, estamos en el lugar en que elegimos estar. Lo correcto o incorrecto no depende de cuántos lo hagan, sino de qué pasta estemos hechos. ¿Está mal ser pacifista en tiempos de guerra? ¿Es incorrecto respetar los 80 km/h en la ruta, cuando todos van a 120? Lo que pasa es que mantener lo que uno cree cuando vienen cortando cabezas requiere de cierto coraje, y eso no es gratis: se pierde tal vez más de lo que se gana. En realidad, creo que lo único que se gana es la satisfacción de habernos respetado a nosotros mismos.

¿Imaginás que algún día conquistaremos el espacio, como en Star trek?

No. Cuesta demasiado dinero. Mientras exista el dinero, será imposible.

Hummm, creo que podría financiarse eso y también terminar con el hambre y la pobreza en el mundo si se distribuyera mejor la riqueza. Carl Sagan dijo que financiar el proyecto Voyager le costaba cuatro centavos a cada persona en 1979.

El proyecto Voyager era muy barato, porque en esos vehículos no viajaba nada vivo. Apenas con meter una cápsula habitable en una nave los costos se van a las nubes y la cantidad de fallos posibles se incrementa en forma astronómica.

Pero parece que Nostradamus o los mayas le pegaron de casualidad y la radioactividad nos va a llover a todos pasado mañana. Si hubiese un holocausto climático o ecológico, ¿qué harías?

Me moriría, claro. ¿Por qué voy a ser de los pocos que se salve?

Sí, dejémosle esa tarea a Sálvat. ¿Cuál es tu película de CF favorita?

Me gustan muchas, pero por distintos motivos. “Doce monos” es un mecanismo de relojería. “Aliens” es un dechado de ingeniería. “Gattaca” es una oda a la libertad. “El quinto elemento” es un espectáculo visual. “Blade Runner” es un canto a la esperanza. En fin, muchas me gustan por alguna cosa en particular.

Muy linda respuesta. ¿Crees que los autores de Cf son nerds o ratones de biblioteca despegados de la realidad?

Hay de todo. Yo soy hiperrealista en mi vida diaria, y sin embargo escribo sobre mundos que no existen. También sé de algunos que escriben sobre el mundo que quisieran habitar, pero yo no soy de ésos.

¿Cuál fue el último cuento de Cf que leíste?

Uno que tengo en revisión, de Ricardo Giorno, llamado “La mente es una vibración transferible”. En realidad, todavía no lo acabo, pero lleva tiempo porque también lo evalúo para él.

Otro tipo que me parece buenísimo escribiendo, pero es muy critico consigo mismo. ¿Pensás que alguien leerá este dialogo?

Claro. Ya lo hemos leído vos y yo. Tengo cuentos que se han leído menos (risas).

28 de Marzo de 2011 - Roseta de Kemplerer

jueves, 21 de abril de 2011

Rolcon - ganador del Premio mejor Cuento en Fundación Vocación Humana





 
Hola ¿Quién eres? Preséntate con tus palabras, por favor.

¡Je! Creo que esta es la pregunta más difícil. Hace rato que me vengo cuestionando si la enunciación de algunos eventos y la selección de ciertas circunstancias de estado cronológico definen a alguien, particularmente esa cosa tan normalmente rara que denominamos "yo". ¿Indica qué "hijo, hermano, padre, abuelo, esposo, tengo (o me tienen) una perra y una gata"? ¿Qué agrega que tenga 55 años, indica sabiduría, craquelado mental o que persisto en los mismos errores con más excusas? ¿Qué sentido tiene eso de que trabajo y que me gusta y que trato de hacerlo lo mejor posible? ¿Qué indica o revela que no terminé ingeniería química y/o intento retomar, sin hacerlo y quedándome con que lo digo, sociología? ¿Qué me gusta leer, escuchar música, pintar y escribir, pensar, repensar? ¿las megafaraónicas metidas de pata constantes que ni te atrevés a enunciar? ¿Qué no sé qué más? ¿Qué es lo que estoy describiendo o denotando? ¿Sirve como mapa esquemático de ese territorio que dicen es "yo"? Nusud…

Bien . A ver que anoto, el tipo se llama ¿Rolcon? 55 pirulos, abuelo, familia, gato… etc. ¿De que parte del mundo sos? Yo lo sé, pero no todos los que lean esto.

Y sí, en la virtualidad soy y me llamo rolcon (que como los nombres en la red me parecen que no siguen estrictamente las reglas, me gusta en minúsculas…), del otro lado del vidrio (¿del lado en donde no hay que aprobar el test de Türing?) soy y me llamo Rolando Condis, con 55 años, vivo en Buenos Aires, y me identifico con toda la locura, maravilla e hijaproxenetez de una ciudad como Buenos Aires.

¿Cómo empezaste a aficionarte en la CF?

A ver… acá entro en la biografía (esos eventos o anécdotas que muestran pero no señalan de dónde o desde dónde arrancás)
Seis o siete años (temporal objetivo: 1961, 1963). "Supercar" y una serie en donde el héroe era un astronauta en una Mercury. Yo quería, hasta los 15 o 16 años, ser astronauta y científico. Me deslumbraba el espacio…
Pero… también, cada tanto mi viejo hacía un asado en la terraza de casa los fines de semana a la noche. Después de comer, nos sentábamos mirando el cielo, y el viejo contaba cuentos que me dejaban deslumbrado. Años después, descubrí que muchos de esos cuentos o relatos eran clásicos (hoy) de la cf.
También se atacaba con sentarnos alguna noche, después de que había vuelto del trabajo, a leernos algún cuento, mientras la vieja levantaba la mesa, daba vueltas, cumplía su rol tradicional de "ama de casa, esposa, madre" y deslizaba algún comentario o nada más paraba la oreja, desde "el color que cayó del cielo", hasta alguna de las tantas terribles o maravillosas historias del antiguo testamento.
Y la determinante (tal vez, uno nunca sabe dónde está el origen real, ¿en esto o en lo anterior?), termino la primaria, y acabo de rendir el examen de ingreso al secundario (soy tan viejo que había examen de ingreso para el secundario), después de seis meses de cumplir con la escuela y además estudiar para ese examen de ingreso. Y dedicado a estudiar no había leído nada, ni las historietas (todavía no eran comics, sólo "historietas", las revistitas mejicanas, cositas menores para chicos) ni los libros de la colección billiken o robin hood. Tenía casi un síndrome de abstinencia.
En un estante lejano de las bibliotecas (en una de las tres o cuatro paredes con libros y a ocho estantes del piso) están los libros de cf, primeras ediciones de Minotauro y Nebulae. En realidad, todavía no había segundas ediciones…
Hasta ese momento no lograba alcanzarlos (ni siquiera leer bien el lomo de los libros), así que me cuelgo del brazo del sillón más cercano, me estiro y llego arañando hasta "Juan Raro", lo atrapo, o más bien me lo bajo de allá arriba, (y mirá cómo cambian las nociones, ese "bajarlo" no era la red, era de "allá arriba", de alturas materiales) lo leo, segundo libro en mi vida que leo en un día, y bueh, lo devoro.
Plash, flashhhpp, paf, pung. Me dio vuelta. Como cuando por la radio pasaron a la semana de editado, Led Zepp III y "the inmigrant song"… nunca logré despegarme del techo en donde quedó pegado el seso…
Cagué para siempre.
¿Después? Bradbury, Asimov, Clarke, Carsac, Sturgeon, Pohl.
Todo un verano devorando el estante de cf.
Sigo devorando estantes de cf.

¡Supercar! ¡Esos que la cuenta regresiva empezaba con cinco mil! Y había un doctor que repetía: Satisfactorio, muy satisfactorio. En la secundaria había un chico que se le parecía y siempre se lo recordábamos. Y es cierto la Cf es adictiva. ¿Y cuando sentiste el impulso de escribir?

Desde que supe leer.
Mi primer intento fue cuando me enseñaron a usar el diccionario e intenté algo que alucino ahora sería algo así como un "el corazón de la oscuridad" pero con siete u ocho años. Pleno bolonqui del Congo Belga, esas historias terribles de los congoleños violando monjas (pero ni mu de tantos y tantos y tantos "no-negros" violando "no-monjas negras" y tantos y tantos esclavos y cuasi seres humanos por parte de los superiores blancos) e intenté una especie de recorrido a lo Livingston (todavía no sabía que el loco había recorrido África tratando de avivar giles contra la esclavitud pero esa historia de "Sr.Livingston supongo…" mezcladito con Salgari) para… bueno, no sé muy bien para qué, pero no era Tarzán siendo el blanco bueno que ordena a los boludos ignorantes que deben ser blancos de mente. Quedó en un cuadernito que andá a saber en qué se recicló…
Después fueron articulitos o cositas así en la revista del centro de estudiantes del secundario (¡Glorioso Nacional N° 3 Mariano Moreno, en donde mi nieto empezó ahora el secundario… ¡je! me siento como los Weasley con Ron en Glyffindor), más tarde algo parecido en la Facu o con los borradores para charlas o discursines, y cartas en papel y correo, como hoy con los mails.
Y hará unos seis o siete años, la invitación a unirme a Los Forjadores, en donde sí entro a hacer un aprendizaje de cómo escribir, los tipos lo intentan pero lo que natura non da…
Igual, en todo este largo tiempo, millones de cuadernos y txt y docs y papelitos en donde uno se registra a uno mismo todo lo que pasa por la cabeza o no pasa por la cabeza.
Y si no lo tuviera tan abandonado, en realidad tan en borradores que los vuelvo a leer me da vergüenza publicar, más bien diría mostrar, ya que ¿a quién le importa? o la más peliaguda, no sostengo con lo de todos los días lo que pienso, más bien diría mostrar, el blog

¿Qué temas te gusta abordar en tus cuentos?
No sé si hay un tema o algunos pocos temas.
Sí quizás eso de lograr escribir como hablamos y como pensamos. Por supuesto, no es literalmente literal, ya que cuando hablamos, además de las palabras está toda esa forma de expresarse con gestos, entonaciones y ritmos que por escrito se hace difícil, pero sí lo más cercano posible… que en esto de las palabras también "el mapa no es el territorio", el dibujito de una pipa no es la pipa.

¿Trabajás mucho los relatos?

Sí, o más bien creo que sí; como no tengo datos o referencias de cuántos previos son "los normales"…arrastro entre ocho y diez versiones primarias, cada uno con sus variaciones de las que no llevo cuenta. Y el laburito final de tomar de esas variaciones la que mejor expresa "eso" que intento contar y que va mutando al trabajarlo. A veces me pasa que arranco para un lado y en el desarrollo se dispara en otras direcciones, y tengo que decidir cuál es la que más me satisface; no es que sean contradictorias, pero sí hay acentos o matices diferentes que no eran los que inicialmente me parecía que iba a ser. Y quizás "lo pior", que por otro lado me tienta: tiendo más (¿se nota?) a agregar que a podar, al estilo de las pruebas de galera de "en busca del tiempo perdido", en las que el Marcel agregaba y agregaba. Que es la parte que más debo fortalecer: saber sacar.

¿Cuál es tu aspiración? ¿Fama?

En La Peste uno de los personajes quería que, cuando le presentara su novela al editor éste dijera "Señores, hay que sacarse el sombrero". Y el pobre tipo durante toda la novela está dele que dele con la primera frase, "la elegante amazona trota por los bosques de Boulogne..."
Mi aspiración también es "Señores, hay que sacarse el sombrero". Pero además o principal, que eso que escribo sea consistente con lo que vivo. Que lo que escribo sea lo que vivo. Y como me encuentro demasiadas veces con la incoherencia de no estar a la altura de lo que creo soy…
Así que estoy dele que dele con un montón de papelitos, archivos de word y txt y redacciones mentales… "la elegante amazona trota por los bosques de Boulogne…"

Bueno, creo que así es esta cosa de la existencia, Alejandro Dolina dice que uno se muere con un montón de cosas pendientes, que vive con cosas pendientes, es una ilusión la concreción de todos los sueños ¿Lo ves así?

Y sí… que es de esas nociones que vengo masticando respecto de vivir. Lo que durante mucho tiempo viví con angustia, eso de no lograr lo deseado, Vivi me fue tirando puntas de que es el centro de esto de vivir, la no satisfacción de todos los deseos, el que van cambiando esos deseos en el devenir, y también "el azar", eso que el Flaco Spinetta decía "vida siempre trastocando mi ser". Sospecho que uno sigue vivo en la medida de que sigue presente esa insatisfacción, no sé si es la palabra justa, suena demasiado trágica… la imagen de Bowman tratando de alcanzar al monolito en 2001, como tantas cosas, cuando la alcanzas ya es otra cosa y tenés que seguir tratando de alcanzarla.
Igual, a veces uno se dice "qué bien, sigo vivo", pero otras es "¡maldición! ¿nunca se acaba?".
Lo que no sé si es una ilusión… con esto de "ilusión" suena a una zanahoria metafísica, un engaña pichanga que nos distrae de "lo importante", y como lo importante es en realidad caminar la vida. Expresado en una forma entre sarcástica y chicanera "la vida es una enfermedad de transmisión sexual que provoca la muerte"; y sí, me pongo en pesimista y es al pedo completa, pero en el medio, cuánto que hay entremedio de esa enfermedad y su término… en esos momentos optimistas y con buen humor; cuando ataca la mirada pesimista, ¡agarrate Catalina!

¿Qué es lo que te hace juzgar si un relato es bueno o malo?

La mejor forma de expresar es eso inefable, que se podría expresar como "click". Es el qué dice el relato, y o es el cómo lo dice; puede ser el desarrollo como en las formas que lo desarrolla…
Que me lleve, y sea consistente consigo mismo.
Algo así como un submarino o una nave (esa identidad que Clarke destaca en "en las profundidades" entre espacio y océano) que te lleva a navegar en su periplo. Y te aclara o te da encuadre a situaciones cotidianas mostrándote por dónde pasa la trama de conflicto.
Hay relatos que los revoleo de entrada, me dejan ahí, otros que me duele que vayan a terminar. O que te llaman a releerlo.
Estos son mis "buenos". A veces los revisito, otras quedan ahí como un abono o fertilizante que andá a saber qué plantita harán crecer, si hacen crecer algo…

¿Estás de acuerdo con los filtros de edición? ¿Quién debería realizarlos?

No sé si "filtros" es el término. Sí "with a little help for my friends" (cantando Joe Cocker con los perros rabiosos en Woodstock)
Tal vez porque la vivencia que tengo es la de amigos que se meten dentro y la limpian de todo el ruido que le meto. Bueh, como con tantas cosas que me suceden, alguito de suerte tengo…
Que como de fondo está el problema de la comunicación. A veces, tal vez demasiadas o todas las veces, lo que uno quiere decir no coincide con lo que uno dice, y esas contradicciones siempre te las resuelve "otro"…

¿Qué opinas de los neologismos?

Me gustan y no me gustan, según qué y cómo.
Por lo menos en cf, está el uso típico anglosajón, o más bien estadounidense con las siglas; en castellano me parece que los usamos diferente, más descriptivos.
Creo que con un ejemplito se va a ver más claro: en unos relatos está el disruptor nervioso. Si uno lee el original en inglés, después de la primera enunciación usan "dr"; pero nosotros, ¿cómo lo nombraríamos? diríamos el "quemaseso", imaginate en medio de una emboscada, siguiendo el modo norteamericano de contarlo, uno hace un pequeño gesto con la cabeza al compañero señalando al enemigo y diciendo "dale con el disruptor nervioso o el dr" más bien "dale con el doctor"… no suena, en realidad diríamos "dale con el quemaseso"… o en pleno combate la orden de usar el quemaseso. En inglés y en castellano usamos distinto las palabras y neologismos.
Así que, en realidad, depende de qué neologismo.
Y también eso de estirar el uso o la asignación de una palabra. Ponele, de boludo sacamos eso de boludear, estiramos una condición humana para hacerla acto…
A mí me gustan, en realidad los uso cotidianamente, esos que son estirar una noción, un sustantivo hecho verbo o adjetivo, o alverres… o esa expresión "nueva" que enriquece o caracteriza una situación.

¿Qué es la CF para vos?

¿Vamos a dar vueltas?
¿Viste esa experiencia de Newton en donde un rayito de luz blanca pasa a través de un prisma y se descompone en los colores del arcoiris? Bueh, exactamente al revés. La multiplicidad de colores que se integran en un haz coherente consigo mismo, en donde todos esos componentes evidencian su unicidad. Que no es exclusivo de la cf, hay otros desde distintos lugares literarios, artísticos o lo que sea que a mí me des-refractan, me muestran o señalan esa unicidad.
¡Vamos! que nos entusiasmó como cultura tanto esa cosa del análisis cartesiano, y está bien, pero nunca intentamos, o más bien hay casi como un desprecio, hacia el intento de síntesis.
Y en algún lado hay que empezar a integrar las piecitas cada vez más chicas de un rompecabezas cada vez más grande para tener una idea de cómo es ese rompecabezas…
La cf es la que a mí me da esas aproximaciones a la unicidad de tanta diversidad.
Y, también "diversión", "disfrute", "descanso"…

¿Qué buena alegoría la del prisma! Y se da en muchas cosas, apenas pienso en el comic o el Heavy Metal. Al final cada autor inicía un nuevo estilo. ¿Cuál de tus cuentos te es más querido? ¿Por qué?

Los que andan dando vueltas acá adentro toctoc (pongo los dedos en pico y me golpeo la sien con ruidito a madera hueca) y todavía no salieron.
En serio, o más bien, un poco más realista, no desde lo por hacer, sino desde lo hecho, son dos: una improvisación, la primera, que salió por error de acelerado, "ese que me mira", y que no es cf.
Y "ustedes saben como es eso"… que además de haber sido primer premio del concurso que hicieron entre la Fundación Vocación Humana y Próxima, donde se publicó, (¡qué lindo, qué orgullo, usted no sabe, eso de "primer premio"! y encima quienes lo seleccionaron y para colmo que no sé si no es como una especie de maldición disfrazada de regalo de hada madrina, el primero que presento a algún tipo de concurso)…
Creo que son los dos en donde está más próximo a esa condición difusa de "encontré mi voz". Los releo y me siguen gustando, tienen esa cosa indefinible que buscaba el tipo de "la peste", tienen su ritmo, como si la pudieras cantar… aunque igual siguen teniendo cositas a pulir.
Que en eso de "qué temas", está presente algo que no es temático sino ¿expresivo? cierta aproximación a la oralidad, me gustaría también lograr escribir como hablamos. O si querés, la forma de contar cuando contás una historia, acercar lo escrito a lo dicho… no sé si es la imagen correcta, algo así como recuperar esa casi desaparecida tradición del cuentacuentos que llega a la plaza del mercado de una aldea y cuenta una historia, sea de un héroe o del tipo de la vuelta.
Y con esto de los temas, un amigo que insistía con eso de "no uses más de dos o tres ideas a la vez, sino te perdés"… y no puedo.
Y me pierdo.

Já, já. Bueno, yo estoy seguro que tenés tu propia voz y es algo que valoro mucho en los escritores, es como la soltura para el dibujante. Navegar a la deriva con la certeza de que aún desconociendo a donde llegarás, es un lugar que añoras. ¿Crees que hay lectores para lo que escribís?

Me gustaría que sí.
¿La verdad? sí y mucho.
Y que lo que escribo les funcione como lo que leo y me gusta: que establezca un diálogo, un darle vueltas, aunque quede "acá o ahí adentro" (toctoc)

¿Tienes un e-zine favorito?

Axxon, Alfa Eridiani y NM, que no sé si son estrictamente ezine. En realidad, no es un concepto que tenga muy en claro el del ezine, soy un tanto viejito para comprender todo el alcance de ciertas modalidades de expresar ideas.
Y me cuesta leer en pantalla para disfrutar o hundirme, así que seguramente demasiado se me pierde simplemente por no saber usar el instrumento. Termino imprimiéndome lo que me pegó, pero no sé cuánto me pierdo por no saber parar el ojo en "el párrafo" que actúa como anzuelo, o ese hojear la revista o libro en donde te mojás las patitas antes de tirarte a la pileta…

¿Hay algún autor contemporáneo que sigas?

Card y Bujold, Stephenson, Pérez Reverte (que no es cf), Auster (tampoco cf)

Creo que la CF la pone uno, por eso se puede leer a Paul Auster y a Arturo Pérez Reverte ¡Y a tantos otros! ¿Cuál es tu autor favorito?

Muchos, o demasiados o… cada uno tiene su cosita que me lleva a revisitarlos, desde distintas actitudes o ¿demandas?
Herbert con toda Duna (es el que con más transparencia muestra la interrelación entre elementos que en general se presentan desarticulados); Heinlein, que tiene la tremenda habilidad para mandarte ideas complejas y sin embargo parece que sólo lava la cabeza o te deja meterse en el cajón de nada y sin embargo hay algo y sus diálogos y sus ingenuos pero sofisticados personajes como Rico o el sin nombre de "amo de títeres" o el de "Job", y las relaciones de pareja; o Úrsula (¿debería estar dentro de los contemporáneos o a pesar de estar vivita y coleando ya es clásico?), McCaffrey y sus hermosos dragones y dragoneros, y Tolkien, y Larsson con Lisbeth y Mikael; y sí, Rowling o King.
Y la Gorodischer, y Borges una y otra vez, y gracias a Santiago (Oviedo), Junger, tipo del que no tenía ni idea, y es tan "acuarelado"… y Auster, y no sé si Pratt y su Corto u Oesterheld con el Eternauta entran como autores…
Y me olvidé de un desconocido, algo así como un Dostoievski alemán más o menos contemporáneo de Hermann Hesse, menos depre, Jakob Wassermann y su "hombrecillo de los gansos" (me toca en muchos lados) y la trilogía de Kerkhoven.

Por supuesto entran como autores Pratt y Oesterheld, son grandes narradores de lo humano. ¿Así que lees a Rowling? Yo no lo hice ¿Son fieles las películas a los libros?

Son narradores pero tal vez con otro instrumento "literario" como es la historie…. ¡upsss! el comic.
Sí, me gusta Rowling, quizás estaría para ese estante mental del disfrute sin demasiadas vueltas, una buena historia bien contada, con sus trampitas, en las que también hacés esa suspensión de lo real y aceptás "la realidad" que te cuenta. Quizás cierta afinidad desde otro género como Stephen King o Larsson…
En cuanto a las peli, hasta "la orden del fénix", con todo los recortes y podadas, me parece que son bastante fieles, eso sí, la del príncipe mestizo me pareció totalmente desarticulada e inconexa. Sostienen bastante bien el hilo de las novelas; quizás sí les falte la obsesión por ser lo más fieles al texto que para mí tiene "El señor de los Anillos". La última no la vi.
Pero, como casi siempre, me gustan más los libros que las peli. Además, ves cómo la tipa va ¿evolucionando? al escribir; y los personajes también crecen, de chiquitos recién entrados en la secundaria, nenes, que se van haciendo adolescentes con todos los enredos… El primero es claramente "el patito feo" en una realidad a lo "Mary Poppins", no sé, de alguna forma lo asimilo a esa tradición del cuento infantil inglés, de Peter Pan y tal vez Alicia, en la que "el hobbit" de alguna manera está inmerso.
¡Guarda! No es una joya inmortal de la literatura. Pero, "it's only rock'nroll and I like it"…

¿Según tu parecer, Los autores de Cf colaboran entre sí o son individuos aislados?

Me parece que hay una cosa muy fuerte colaborativa. Desde siempre, incluso cuando parece que hubiera una competencia.
Me voy por las ramas otra vez, pero un ejemplín: ¿viste la cantidad de relatos sobre viajes en el tiempo que son contemporáneos con "el fin de la eternidad" (cito este porque fue el primero que leí, mucho después cacé "la máquina del tiempo" de Wells)? Desde los primeros de "la patrulla del tiempo", el de Bradbury y el dinosaurio que pisa la mariposa, y tantos más que ahora no me acuerdo.
O la identidad tan fuerte entre "lógica del imperio", un cuentito de Heinlein y Mercaderes del Espacio…
Y me parece, corte a ojito, que hay temas o encuadres de temas que hacen una especie de charla entre autores.
Que también hay secuencias… no sé hasta qué punto "el juego de Ender" no es una especie de remirar un aspecto de "tropas del espacio", por lo menos en algunos planos de lo ético hay similitudes. O como con "la paz interminable" y "tropas", demostrar que uno estaba equivocado (aunque en este caso, me parece que Haldeman contestó o cuestionó a lo que no estaba en Heinlein)

¿Qué opinas de los ilustradores?

Que no le doy la bola que tengo que darle.
A ver… de entrada desde el hábito, como que quedan (¿me quedan?) como meros decoradores de la historia. Y en algún momento caés en la cuenta de que son mucho más, te destacan "eso" que hace al núcleo… a ver, a pesar de que me da cosita eso de "mil palabras una imagen" tomada literal, también es cierto que "¡qué imagen!" en particular cuando logra ser imagen y no transcripción de palabras. A lo mejor es el condicionamiento con esa tradición que de alguna forma se manifiesta con Doreé.
Me rebota a un ejercicio de Forjadores: dada una imagen, hacer un relato. Pero como siempre "alverres"; que me parece que hay una especie de convención, dado el relato, "hacer la imagen", pero no se aprovecha lo ¿contrario? Eso de dada la imagen hacer el relato. Que hay una potencia en la ilustración en sí misma y por sí misma que se diluye o se me pierde por quedar encorsetado a una tradición…
Algo así como ¿por qué no hacer el "relato el jardín de las delicias del Bosco", interpreto en palabras la historia del jardín…? que digo el Bosco, y también sería Ernst, Magritte, Vincent o Leonardo… o ilustrador a relatar.

¿Es importante la divulgación de las novedades CF?

¡¡¡SSSÍÍÍÍ!!! Sino, ¿cómo sabe uno por donde pasa la cosa, incluso para decir "qué asco, en mi época eso no pasaba"?
Es la única manera de conocer lo nuevo de los viejos y lo nuevo de los nuevos.
Y a los nuevos.
Si alguien no te dice "che, mirá a este tipo o lee tal relato" es muy fácil que se te escape. Más que nada porque me parece que uno se va metiendo en algunos caminitos, acumulando disfrutes y eso mismo impide o limita el aproximarse a lo que está lejos del senderito que viene siguiendo.
Más allá de que uno siempre anda dando vueltas por senderos que se bifurcan, se te escapan más de los que podés seguir.

Absolutamente de acuerdo, pero te voy a confiar una experiencia. No siempre hay reciprocidad, tengo un grupo en Yahoo y pertenezco a un montón más, donde posteo cada noticia, publicación o reseña que aparece. Hay personas que dejan un comentario, son siempre los mismos dos o tres y luego, completo silencio. Ni una opinión, nada. Y lo que duele a veces es que si no se promociona uno mismo, nadie lo hace. ¿Será por timidez?

Es que a veces tenés que decir, otras no o ya lo dijeron… o sí hay timidez o vergüencita.
A pesar de que soy un charleta de aquellos que no se guarda opinión (¿se nota? ¿lo disimulo bien?), que "la respuesta" muchas veces es esa, o que aparece demasiado después e irreconocible o no rastreable a partir de que "el silencioso" leyó o se acercó, o pensó y elaboró su respuesta y le dio un enriquecimiento que ni él mismo se da cuenta…
¿Ves? Que no sé si es reductible a ese blanco negro de "silencio=no le importa" vs "dice=le importa".
Me deja picando esa cuestión de "la participación" en cualquier tema. No sé si todos quieren o necesitan "participar" de forma activa… Nusud.

¿Qué opinás de la autoedición?

Que es una herramienta de lo más piola, a pesar de la desventaja de que tipos como yo saturemos de palabras no demasiado trascendentes y hagamos ruido a los clásicos del futuro.
¿Parezco la gata Flora? Siempre sí pero no… es que "lo real" no es para escanear a dos bits, blanco y negro; reduciendo todo a sólo escala de grises hay tantos matices que son expresión de la complejidad ("el mapa no es el territorio" y hay que tratar de que ese mapa se parezca lo más posible al territorio, a riesgo de encontrar pedazos de pergamino perdidos en un desierto, como el cuento de Borges)
Así que con lo de autoedición, bueno, que no sé cuántos Dostoievskis quedan perdidos, pero también cuántos Dan Brown empiojan la cosa. Y desgraciadamente, somos más los Brown que los Fiodores…

Já, já. Vi un episodio de los Simpson donde Dan Brown es criticado, pero no se molesta mientas cuenta las ganancias. Eso está bien para el que sólo le importa la cuenta bancaria, pero también es cierto que eso es sólo un detalle de la vida, hay otras cosas importantes. Acoto que Dan Brown no me molesta. Es como Iron Maiden, yo empecé escuchándolos, allá en los ochenta, pero gracias a ellos conocí la música de Tony Iommi. Hay lecturas que pueden ser el puntapié para generar el hábito de leer. ¿Por qué te considerás un Dan Brown?

No me molesta que el tipo la embolse con pala… si tal vez que haya otros que "merecen" vivir mejor con lo que hacen que no lo puedan hacer, pero es otra historia.
En realidad, con Dan Brown… anécdota: con tanto ruido en pleno auge del código, en su momento me lo puse a leer (¿me estaré perdiendo algo? como efectivamente "algo" me perdía con Rowling o Larrson), estaba en el ascensor del trabajo con uno de esos conocidos de ascensor y pasillo que conocés de vista, y con el que compartís comentarios de ascensor, que también lo estaba leyendo, que sale el tema y la insatisfacción con el libro y me dice "es un libro para gente que no lee libros".
Y no sé si Brown, o esos autores que cada tanto aparecen con supermegabest sellers "para gente que no lee libros", acercan a la lectura. Seguro que unos cuantos se enganchan con esa maravilla de leer, "los caminos del Señor son impredecibles" jiji, pero no sé si funcionan como atrapalectores…
¡Guarda! No significa que el inicio debe ser con ¿Borges, Saramago… El Quijote? ponele ese escritor "esencial"… Como con tantas cosas, tengo una idea de por dónde me pasa a mí, pero discernir cuál será el enganche de otro. Y a pesar de mis gustos, todo vale…
En cuanto a porqué me considero un Dan Brown… en realidad es el temor (¿miedito?) a ser tan banalmente banal, llenar un vacío con nada; y en esto no es uno el que lo define, sino los demás, los que sufren o gozan lo que uno hace, y (loop con eso de la satisfacción de los sueños) habrá unos cuantos que los sufren y unos cuantos que los gocen.
¿Me pongo en exquisito? La cerecita del postre sería que lo gocen lo que hago a los que me caen bien y ponerme bien porque me sufren los que no me gustan.
Pero sobrevuela la cuestión de quién asigna "el valor", y con lo mío sé que no soy objetivo, no puedo tomar distancia. Así que el fantasma de la banalidad que llena nada hace sombra, y reconozco que me frena demasiadas veces o que funciona como la excusa para no hacer.
Pero además, en mi caso, no sé si quiero vivir de lo que escriba… sería lindo, pero no sé… que como no es fácil escribir…

¿Te animás a opinar sobre algún editor que te haya publicado? ¿O no te haya publicado?

Es que en el rol clásico de editor tuve sólo uno, y viví esa relación que uno supone cuando un tipo grosso dedica unas palabras a su editor, y sabés que sin ese editor no estaría esa maravilla para que vos degustaras.
Y junto a esa situación de cierta profesionalidad, está lo cotidiano de una multiplicidad de puntos de vista valiosos que también vivo cuando en el taller me comentan un relatito. Que me obliga a igual honestidad y franqueza cuando opino sobre un relato de un tallerista (y el esfuerzo de tenerlo presente cuando me hago el cierre)
¡Je!, que si lograra algo valioso para editar, pues que ya sé con quiénes lo haría…
Y me da otro pie: usé una forma "genérica", "editor", y dejé a la mitad afuera. Más que en mi caso es "editora". La exclusión de género, brutal y empobrecedora, que soslayan (espero que no deseen esconder o negar) los que defienden el no uso de "ciudadano y ciudadana".
Y si pudiera elegir, bueh, que ya tengo "mi editora"…de la misma forma que tengo mi seleccionado de críticos.

Já, já, já ¿Ves televisión?

Sí. Me gusta, y veo bastante.
Desde el noticioso a la mañana hasta series, películas, documentales.
Que hay, es innegable, más basura descartable que material bueno, pero ¿no pasa lo mismo con el cine, la literatura, la música… la vida?

Con todo, pero creo que la infiltración constante en la mente por la TV es más poderosa, por eso Bob Geldorf la arrojó por la ventana ¿No te parece?

Me parece que el artefacto (me gustaría más usar el concepto de "dispositivo" que usa tanto Foucault) TV es el de ayer… hoy sería más "internet" (lo que preguntás más adelante sobre los juegos de video), y hace cuarenta años tal vez sería la radio o el cine. Y a fines del siglo XIX el folletín.
"La cosa" que "hace eso" es distinta, lo que creo es que, independientemente del aparato, "hace lo mismo". Que ¿la metáfora? de The Wall tal vez pase por ahí, en "esa cosa" que sirve para encerrarnos, alienarnos, y más peligrosa cuando es dirigida o manipulada al estilo de "1984". Yo no sé hasta qué punto muchas veces "los libros", el "leer", me funciona como el televisor al que intenta renunciar o del que intenta liberarse Pink. Y sigo estirando la idea, Pink revolea el televisor, pero no se libera, al contrario, se aliena más todavía. Sacó el objeto, pero, citando a Jauretche, "la cuestión no es cambiar de collar sino dejar de ser perro".
Lo enfoco desde un lado político, tal vez se pueda impedir que la TV sea alienante, pero aparecerá, nos "aparecerán" otra cosita que cumpla la misma función (enlaza con la pregunta siguiente), y nueva cita, esa ley de Murphy dada vueltas "no hagas nada a prueba de tontos, éstos son muy ingeniosos".

¿Qué opinas sobre los adelantos tecnológicos en la vida diaria?

De nuevo la gata Flora.
Si, depende de qué y cómo.
No podría vivir sin el mp3, como antes con el walkman, y no me gustan los celulares pero debo usarlo.
Pero no me apasiono con facebook, y rechazo twitter, no quiero estar todo el tiempo conectado con demasiada hojarasca confundiéndola con información o comunicación. Hay cosas que con 140 caracteres son imprescindibles, pero ¿cuántas? y ¿todo debe ser reducible a 140 caracteres sino no es?
Y soy muy computito, desearía tener el último supermegatera microprocesador con millones de megas de RAM, pero también se me equilibra con el ¿para qué lo usaría, no es un despilfarro, nada más que para escribir en un procesador de texto, escuchar música, conectarse a la web y editar libros o jugar algún prehistórico jueguito?
A ver… si "adelanto tecnológico" es el cortapelos de la nariz con motor de plasma… y no, cosa absolutamente al pedo.
¿Cuántos adelantos no son más que exclusión de la vieja y confiable tijera?
¿Cuántos me inventan necesidades que no necesito o ya están resueltas?
En el medio, hay otras esenciales, pero no sé cuántas más son.
Y perdón, sale "la ideología", tres cuartas partes de los tipos que están vivos viven en condiciones del año cien, antes o después de nuestra era y no tienen ni un único adelanto tecnológico de los últimos dos mil años. ¿les permite una mejor vida esa sobreabundancia de "adelantos tecnológicos" o estos adelantos sólo son posibles porque aprovechamos que muera una persona de hambre cada 0,8 segundos…?
Y agrego, "tanto adelanto tecnológico" pero… con la última crisis mundial se pasó de que muera de hambre uno cada segundo a uno cada 0,8 segundos, de 60 tipos por minuto a 72, ¿mejora de qué respecto a quién? Nusud de nuevo…

Claro, mejora es una descripción caprichosa, Hay mucha gente muriendo de hambre, la guerra sigue y sigue, A los que pueden hacer un cambio, no les interesa la ecología, como tantas otras cosas y no es fácil hablar de política ¿porque sabés que? Y lo aclaro porque esta conversación no es privada y será leída por miles. Encuentro que hoy hay temas que no permiten una charla (O siempre fue así). Muchas personas toman la vida como barra bravas de River y Boca. Si no estás de acuerdo, sos el peor. Lo único que sí voy a confiarte es que no creo que haya un humano capacitado o interesado en el bien común entre los gobernantes del mundo. Cuando le das super poderes a un tipo, nunca hace como Peter Parker, no. En seguida envía tropas a un país lejano con una ventaja de mil a uno para aumentar sus ganancias. Abundan los Harkonnen. Y recuerdo un encabezado de La Biblia Católica Naranja en el primer libro de Dune, referida a la clase gobernante aristocrática: solo se preocupa de aumentar su propia riqueza. ¿Fuiste político alguna vez?

Sí, actué en política, tuve fuertes responsabilidades, y me sigue interesando mucho.
Después de ese actuar comprometido, no sé si tengo la personalidad para jugar como se debe jugar ese juego agónico de poder que es la política.
Sé que no sé administrar e incrementar "poder".
Además, se entra a abrir, "política" implica "poder", pero ¿qué es el poder? Y cuáles son las convicciones que mueven a jugar ese juego agónico, eso que para mí es central de "la ética de las convicciones" en equilibrio con "la ética de la responsabilidad"… un equilibrio, además, en el que en algún momento tenés que acordar, negociar con los Harkonnen, así sea nada más que para lograr sobrevivir, porque de vos y tus decisiones dependes demasiadas personas.
Tomás la decisión ética desde la convicción, sos íntegro, honesto, coherente, ¡Fah, qué tipo de principios y convicciones!, pasás a la Historia como El Gran Principista, pero con esa decisión no sólo mandás al muere a todos, sino a vos mismo. Y toda posibilidad de realizar los principios y convicciones.
O la situación más habitual, con esa decisión, con esa convicción, resolvés el problema hoy, pero mañana hacer pelota a todos. Y si bajás la exigencia de convicción, hoy hacés pelota a mil, mañana a cien y pasado nadie. Pero bancate a los mil cien que hiciste pelota.
No sé si sigue funcionando Sim City, y esa cosa tan terrible de que si ponías al máximo los recursos para educación y salud pública, pero nada en policía, tanto contra "el delito" como en controlar el cumplimiento de las leyes, la ciudad se te venía abajo y perdías la elección.
Pero eso que te mostraba simplificadamente el juego, o lo que vivimos cotidianamente con las elecciones en la vida de uno, que nunca son entre "la maravilla" y "la basura", sino entre "basura asquerosa" y "basura nauseosa", no lo llevamos a "la política".
Anécdota, cuando fue la crisis del 2001 con eso de "que se vayan todos", en una reunión de amigos salió la típica boutade de "tenemos que sitiar al Congreso, y hasta que no hagan las cosas bien para la gente, no salen". Pregunté ingenuamente qué era eso de hacer las cosas bien.
Y se entraron a pelear entre todos respecto de qué era "hacer bien las cosas".
En medio de la discusión caigo en la cuenta, y se los dije, que eso que les estaba pasando de no ponerse de acuerdo mal en qué es hacer las cosas bien también le pasa a los políticos, que deben o deberían responder a esas demandas contradictorias que ellos mismos estaban discutiendo ahí…
Pero esa experiencia parece que demasiados o no la asimilan o "alguien", "ideológicamente" le pone demasiadas vendas en los ojos, promoviendo el B-R,
Y que también hace a esto que uno también es, lector y escribidor de cf como lente de reintegración que comenté más arriba: modelos políticos en cf, básicamente la oposición entre el tentador modelo de Asimov con La Fundación, de una República de Platón, y el más despelotado pero horizontal que queda implícito en tropas del espacio de Heinlein, y que de alguna manera va explicitando principalmente en "la luna es una cruel amante" y "si esto continúa…", o la crítica terrible, al estilo de Mercaderes del Espacio, en "lógica del imperio".
Y las ambigüedades, siempre presente en lo político (¿en donde no hay ambigüedades? Me pregunto como para mandar la pelota al corner) como hizo Úrsula en "Los Desposeídos".
Pero además, por lo menos a mí, me sirvieron para conocer en algunos casos, comprender en otros, darle contexto en otros, de tanto trabajo en ciencias políticas, en sociología, en antropología, economía y más…
Y armar la propia lista de convicciones que servirán (o no) para actuar donde uno actúa.
En esto, desearía tener la capacidad, didáctica y lucidez de Capanna para poder hacerlo. No escribe relatos, pero ¡qué escritor de, por, para, con, sobre cf!, y tanto más que el tipo nos abre.

¡¡¡Ufff!!! Y tiene tantos disparadores esta pregunta, que también hacen a este intento de crecer de "escribidor" a "escritor", sin caer en la militancia a través de la escritura. Creo que en ese falso debate entre "esteticismo" y "politicismo" también se cae en un Boca-River, cuando la respuesta está en ese viento de "por ahí en el medio", al fin y al cabo el esteticismo es una posición política, y el politicismo implica una posición estética… paradojas, ¿vio?
A ver… a partir de esto tan perverso que por un lado "nos insisten" y por el otro es "una tentación simplificadora", de reducir a Boca-River entre barra bravas, hay un esfuerzo desde ese lugar difuso de "los medios de comunicación" en profundizar este blanco-negro. Degradar deliberadamente tres palabras bien diferentes en lo mismo, "ideología", "política" y "partidismo". Son los Harkonnen que hacen propaganda con que los Atreides son idénticos a los Harkonnen.
Desgraciadamente, desde las estructuras políticas (no sólo partidarias, la CGT y la UIA desde sus corporaciones hacen política entremezclada con partidismo) también se potencia esto del B-R.
Axiomas personales: cuando me tratan de reducir la realidad a B-R, me están haciendo trampa. Alguien me quiere usar. (es una forma simplificada o más bien "operativa" de esa frase de Eco: "los problemas complejos requieren respuestas complejas")

No sé cómo escaparle a los ejemplos que muestran esta promoción de las actitudes partidistas que se fogonea tanto en nuestro país para evitar caer en ese juego político donde los ciudadanos perdemos y ganan "los aparatos"… Por principio, cuando me intentan vender que ese matiz de gris TIENE QUE SER (enfatizo y grito como me lo gritan) sólo blanco o sólo negro pero no el gris que es, bueno, como mínimo me hincha. Y más me molesta el ciudadano que lo compra y lleva todo a ese blanco falso o negro falso.
Y la ignorancia o falta de reflexión que significa. A ver, no puedo escaparle al caso concreto, en esta semana un precandidato llamó a unificar a la oposición contra el actual gobierno. Un montón (un montonazo grande grande) lo compra desde esa simplificación del Boca-River. Pero, salvo el enfrentamiento o competencia con la interna que ejerce el gobierno de un partido (que desde hace cuarenta años hace externa su interna), no hay puntos en común. ¿qué hay en común, ideológica y políticamente entre el PRO y Proyecto Sur, para tomar dos extremos del espectro partidario? ¿hay acciones posibles en común, con idénticos objetivos y afinidad para corregir las consecuencias negativas, respecto del drama de la desocupación? No hay posibilidad política de coincidencia.
Y en cuanto a esto de "los políticos", creo que era Max Weber que escribió "en política hay dos tipos de personas, los que viven de la política y los que viven para la política" y agrega, no sé si con cinismo o con realismo "pero hay que comprender que los que viven para la política en algún momento también necesitan vivir de la política" y supongo que susurrando aclara "sino se mueren"
Hay una definición vital de "política": es un juego agónico de poder. Esa cosa del "poder" puede ser para vivir de o vivir para.
El abuso del primer sentido del poder, "poder para poder vivir de", se manifiesta en ¿puedo llamarlo "corrupción propagandeada"? el tipo ese que quiere guita y vende hasta a la madre. Que parece es la única forma de corrupción, y el único corrupto es este tipo que vende "poder" para tener más poder. Pero ahí no se dice ni mu de otro actor, el corruptor, el tentador que insiste e insiste hasta que quiebra al más pintado, y si no lo quiebra lo hace pelota.
En el segundo sentido, el "poder del que vive para", está la maldición de Lord Ashton, "el poder corrompe y el poder absoluto corrompe absolutamente", este tipo también va a buscar guita, pero porque es un instrumento de poder, permite "comprar", "corromper" a los del primer sentido. Por eso creo, como solución, la periodicidad en los cargos públicos con algún período sabático en el medio, no sea cosa que el tipo, integro y honesto, sea ¿enfermado, contagiado, corrompido? por lo que señala Ashton.
Y seguiría de la misma forma, hilvanando piecitas que no sé porqué siempre te las presentan como sin conexión.

Hay que leerte dos o tres veces, para captar de lleno lo que decís. Coincido con vos. ¿Qué pensás de las nuevas formas de comunicación? ¿Y las redes sociales?

A ver… de nuevo los grises. Gracias a Internet he conocido maravillas de personas que viven en Venezuela, España, Canadá que de otra forma ni hubiera sabido que existen. Amigos tan amigos como los que tomás un café y charlás horas (también conocí tipos de "acá", del barrio, podríamos decir, y a los que sí puedo dar un abrazo real gracias a esto de la red) así que ¿quién me saca ese milagrito?
Pero… también es de las peores zanahorias, el anhelo de los quince milisegundos de fama que decía Packard. Y la sobreabundancia de caca igual a otra caca con la fantasía de lograr esos quince milisegundos.
¿Se diferencia en algo de la costurerita que todavía no había dado el mal paso esperando que el productor de cine la descubriera y la hiciera la supermegastar del cine de teléfono blanco?

Hay como una mentira grande con eso. Muchas personas dicen que serán descubiertos en algún momento y están dispuestos a todo. Es la mentira del sueño americano: Rompete y llegarás a ser Hugo Heffner. Y eso deriva en que a una chica que nadie conoce y es noticia porque se peleó en un restaurante conocido, el conductor del programa de chismes le pregunte: ¿Y esto afectará tu carrera? ¡Jop! Antes había famosos y gente común, hoy todos somos famosos, lo que hace que nadie lo sea. ¿Crees que hay mucho elitismo en la vida actual?

Bueh, es la zanahoria de los quince milisegundos de fama. El "éxito" en vez del "triunfo", la cosa del momento y a la moda del momento, frente al esfuerzo de toda la vida, al compromiso de vida. Ta'bien, en el medio hay que saber cuál es el compromiso propio de vida, y si ese compromiso es lograr los quince milisegundos de éxito… ¿qué podés hacer?
Esto de si somos todos famosos nadie es famoso, es como el tema de la pobreza, ¿viste que se es "rico" o "pobre" en comparación con los demás? Que no pasa tanto por lo que tenés y lo que carecés de bienes materiales, sino que es la comparación con el de al lado.
¡Puf! entro de nuevo en "esa mala cosa" tan ideológica de cuestionar "la ideología vigente" que dicen no es ideología…

Ahora los chicos siguen aventuras a través de juegos de video o historias en cine condicionadas por el merchandising ¿Pensás que eso reemplazará a la literatura tradicional?

No.
O más bien, doy vuelta la pregunta ¿Qué artilugio, que dispositivo es la "literatura tradicional", de qué tradición anterior es una modificación eso de la "literatura tradicional"?
A ojito: no sé si el porcentaje de lectores, desde Gutemberg a la actualidad ha sido grande. Me parece que es constante. Como hay más seres humanos, y sí un laburo social de desanalfabetizar, hay más lectores, pero en porcentaje, sospecho que es relativamente insignificante.
Y que no tiene nada que ver con los artilugios o artefactos que se usen. Al fin y al cabo, el circo romano, los contadores de cuentos de las plazas, los folletines leídos en bares, el cine hace unas décadas y la tv y la web actualmente cumplen las mismas funciones. "Distrae" y "comunicar"
Es distracción o escape, pero también sigue siendo contar una buena historia que le una piecita del significado de tu vida, aunque no te des cuenta. Sea el camino del héroe, el tipo logra volver, o el tipo no logra volver, el "chico conoce chica, se enamoran, pasan un montón de peripecias, comen perdices para siempre" o "no comen perdices para siempre"…
Y no sé si tiene que ver con el objeto que lo presenta. Ando tratando de resolver si eso del "libro" es lo que está adentro, las ideas que alguien expuso a través de letritas, o esa cosa hecha de planchas de celulosa manchadas con algún derivado de carbón y pegoteadas por uno de los lados…
Aunque prefiero el bodoque de celulosa a un receptor de electrones…

¿Por qué pensás que la Cf es tan infravalorada en la opinión general?

Que como hay de todo como en botica…
Y tan infravalorada como todo. Pasa con todos los géneros. Sea policial, romántica, de piratas, de "convois", de misterio.
¡Qué sé yo! Fijate cuántos abren los ojitos medio espantados o sorprendidos (yo) porque Eco es bondólogo (hasta nombre tiene: especialista en James Bond, ¿quién valora la literatura de espionaje, salvo algunas cositas de Le Carre o de Greene?) o que se enrosca con Sherlock Holmes… y eso que hay una cierta valoración (¿de quiénes desde dónde?) con el género policial.
Y también "ayuda", además de la sobreabundancia, como en todo género, incluida la crítica literaria, hojarazca, el que "las metáforas", los "lugares comunes" de la cf tienen su dificultad… a ver, con Distrito 9, ¡ah! mucho blablabla laudatorio con eso de la situación del appartheid, pero cuando se esbozaba que "también pasa acá" con tantos y tantos segregados (todos esos que quedaron excluidos durante los 90, los "portacara de negro o pobre") y ahí ¡paf! "hacés ideología" con el retintín tan de moda del fin de la historia. Lo mismo con tanta historia sobre zombies y la correlación con el rechazo con "el otro", en particular "los sin techo"…
Y para adentro de los ¿fans?, las discusiones con "avatar": que era demasiado light para plantear explícitamente el tema de la invasión a Iraq, que era racista porque el héroe no era de los "aborígenes" sino de los invasores, que como es "de joligud" y le dieron el Oscar entonces no es más es un engaña pichanga; la gata Flora, pero no desde la búsqueda de matices, sino por prejuicio.
Y en esto de infravaloración, ¿qué hacemos con "2001" o "Matrix", incluso Star Wars o Volver al Futuro, ya no "Blade Runner" que es más minoritaria?
Me podés decir "pero esto que ejemplificás es cine"… y también está presente que el acceso a películas es muchísimo más masiva que a novelas.
Tomando bosta de ejemplo, son muchísimos más los que vieron la peli de "el código da Vinci" que los que leyeron el bodoque. Lo mismo con (a mi me gusta y me parece "bueno") con Harry Potter o el Señor de los Anillos…
Además, en esto de "infravalorado" me parece que es más "desconocimiento". Anécdota tipo metáfora, mi nieto es recontrafanático de Harry Potter. Cuando se dio el fenómeno masivo a través de las peli, entro a buscar los anteojos redondos para regalárselos, así que entro a preguntar "¿tienen los anteojos redondos?" y me traen ovalados, clipper, cualquier forma; y aclaro "No… como los de Harry Potter", respuesta "¿quién?", ups me digo, y aclaro más, "como los que usaba Lennon", de nuevo me dicen "¿quién?". Y no en un único lugar…
Y fijate, Harry Potter o John Lennon, no Paul Muab'dib o Johnny Rico o Miles Vorkosigan…
Que en realidad, habría que precisar mejor esto de la "opinión general", desde el desconocimiento sobre demasiado que sea "literario" en los "generales", hasta esa cosita que arrastro de desagrado porque muchos "especialistas", "con reconocimiento serio" o llamalo como quieras no le dan bola, y uno se dice "cómo no le das bola a esto que me gusta", mientras actúo de la misma forma con los que le gusta lo que no me gusta…

¡Tenés razón! Ahora me asusta saber si habrá una opinión general, espero que no. ¿Imaginás que algún día conquistaremos el espacio como en Star trek?

Sí y no.
No sé si la organización política sería del tipo "naciones unidas que funcionan como nunca funcionó", ni si seremos y serán todos tan abiertos al Otro como para reconocerlo como un igual. Ni si se darán esas condiciones implícitas de "garantizar en condiciones de equidad, dignidad y libertad que cada uno busque su felicidad"… que requieren, además de una ética básica que me parece no es la dominante actualmente, tiempos casi instantáneos. Que desde este encuadre, siempre hay un otro "malo", sean los klingon primero y después los romulanos… que el esquema "guerra fría" o "choque de civilizaciones" siempre se escapa…
Estoy suponiendo los viajes espaciales o las comunicaciones sin barrera de tiempo significativa. Quizás el axioma inicial de todos estos relatos
Que nos hemos olvidado que no hace cien años las novedades tardaban meses entre una punta y la otra del mundo ("La vuelta al mundo en 80 días" casi tres meses), pero en ese lugar de Star Trek en vez de tres meses deberíamos calcular demoras de años, e inventamos agujeros de gusano, hiperespacio, ansible o cualquier otro artilugio para salvar ese hiato.
Y esa incomunicación genera desinteligencias y conflictos.
Ahora, que fuera a lo Star Trek, emprolijado, me gustaría pero… deberíamos crecer como sociedades demasiado en "sabiduría" y dejar de confundirla con "conocimiento (científico a lo duro)"

Cierto, apuesto por la sabiduría. Y en un punto tenés razón ¿Qué garantía hay de considerar a los alienígenas? Si nuestra especie hizo esclavos a congéneres. Ni hablar del maltrato animal. A veces pienso que es una patraña eso de que somos los amos y señores de la naturaleza, más si es un argumento humano. Tendría que venir un vegano o un marciano y ver si merecemos esto más que un ceibo o un gatito. A veces creo que ellos son mejores personas. Si hubiese un holocausto climático o ecológico ¿Qué harías?

Me muero.
No estoy en condiciones de entrenamiento físico y desarrollo de habilidades que permitan que sobreviva. Demasiado urbano clase media.
Y la tiro acá, tengo unos cuantos borradores que no llegaron (espero que sea "todavía") a nada: hasta los cigarrillos tienen fecha de vencimiento. Si en "el día de los trífidos", "soy leyenda" o "la tierra permanece" los tipos sobrevivían con lo guardado en los depósitos, pero ahora, las latas de tomate tienen un año de vida, la harina unos seis meses, la levadura para hacer pan ni dos semanas… así que en menos de un año hay que estar produciendo alimentos en las condiciones y con el esfuerzo de 1830. No me veo amaestrando un caballo, forjando un arado, reconociendo semillas útiles, armando un molino, carneando una vaca y curtiendo el cuero en sólo un año, recogiendo pasto, y sabiendo qué pasto, para que las vacas y el caballo coman durante el invierno.
Y construir una casa o rancho, hacer un colchón de paja, jabón para la ropa y limpiarse… ¿alguien sabe hacer adobe, poner los cimientos y levantar paredes y un techo de tejas, además de cazar pajaritos, potabilizar agua, hilar algodón o lino y curtir cuero? Y martillos, clavos, hachar madera para tablas… demasiadas cosas todas juntas para saber hacer.
Me muero lleno de piojos, desnudo y desnutrido.

Já, já. Estoy seguro que no tenés idea de lo que serías capaz llegado el caso. Y mencionaste La Tierra Permanece de George R. Stewart. ¿Sabés que no pude seguir leyendo cuando le dicen que el hijito murió de gripe? Lo abandoné como dos meses y después lo agarré medio amargado, pero lo terminé. Estos eventos de los tsunamis, me hacen pensar en las mujeres embarazadas, los nenitos, los animalitos que murieron con todos los sueños encima, que no le hicieron mal a nadie y no le encuentro nada de lógica. Y la galaxia es enorme y hay miles de billones como la Vía Láctea. Me hacen reír los que se creen importantes. ¿Pensás en estas cosas alguna vez?

"el mapa no es el territorio". Tenemos dos mapas, que parecen antagónicos, y fundamental, no son el territorio.
Está el mapa ¿científico? que se sabe no es más que un mapa, pero nos olvidamos que deberíamos tener muy en claro que no es más que el mapa. Está armado, "dicho", con lógica, racionalidad, ¿matemáticas?
Y está el mapa ¿de la fe, de la existencia de Dios, un sentido trascendente, un Alguien "más allá"? (no el de la religión, aunque la religión la usemos como término para englobar a las comunidades que comparten formas de actuar o pensar esa convicción de que "Dios" existe)
Con uno u otro mapa, que insisto no son "eso que está ahí" sino una representación simplificada, uno busca el sentido a todo esto que sucede. Y no son más que mapas, lo peor es que nos matamos a partir del error de que "mi mapa es el territorio", o peor, "esta variante del mapa, este submapa" es el territorio.
A ver… Tere en el curso que da de Filo, comentó algo de Pascal o Spinoza, eso de que somos un punto de encuentro entre dos infinitos. La mujer embarazada ahogada por el tsunami está en "nuestro punto de encuentro", en alguno de los mapas que podemos percibir (espero, hay unos cuantos mapas que desprecian a ese ser humano concreto, queda en "número"… pero lo peor, esa "reducción a número" afectado por el tsunami es consecuencia de que ya era número para la macroeconomía, los intereses del mercado, los flujos financieros de la empresa… ideología de nuevo), pero ¿y desde los infinitos puntos de encuentro de los otros dos infinitos? Habría que estar haciendo otros mapas.
Uso a dos tipos, Spinetta y su "vida siempre trastocando mi ser", que en este ejemplo del tsunami, es esta tragedia que te trastoca hasta morir, y a Dylan soplando en el viento, en este punto de encuentro, en este mapa que intentamos dibujar, el hacer con lo que tenemos al alcance hacer… ideológico: que esa mujer nunca sea reducida a ser un punto de alguna creación humana… ese doble juego de "¿Cuantas veces puede un hombre volver su cabeza/Y fingir que simplemente no ve?" y "¿Cuantas muertes le llevará hasta que sepa/Que demasiada gente ha muerto?"
No sé cuál "debería ser" la respuesta del universo, ¡depende de tantos mapas!, pero tal vez sí la que debería ser la de las personas… pero ahí ya estamos haciendo política.

¿Cuál es tu película de CF favorita?

Varias. 2001 es una; Blade Runner, las dos versiones, otra. No sé si Brazil o Doce Monos entran como películas de cf. Estoy masticando Moon.
Y también las "de aventuras". Alien, Star Trek, la última, Terminator… disfruto mucho Star Wars, en especial capítulo II y III, casi casi una tragedia griega mirada desde el lugar de esos relatos a lo Arturo; y Avatar tanto desde lo visual como desde el encuadre "ideológico"
¿Babylon 5 a pesar de ser serie de TV, puede entrar en la categoría película estirando el concepto "película"?

Já, já La última de Star trek te gusta por la nueva Uhura. Babylon Cinco, una masa y Star Wars… Siempre me resultó curioso que un granjero de Tattoine y un contrabandista les dieran una patada a la dictadura del Imperio volándole una base. Eso fue a finales de los setenta, Pero a comienzos del dos mil, encontramos a los políticos republicanos enredados en burocracias, armando un ejército por razones no muy claras y al líder electo dando un discurso sobre pacificación entre aplausos. ¿Crees que los autores de Cf son nerds o ratones de biblioteca despegados de la realidad?

Me parece que están en la realidad, siempre se les escapa "la realidad".
Dejo afuera a Huxley y Orwell, escribieron su relato de cf, pero no lo son.
Pero siempre se les filtra su "ahora" y expresan su posición.
Cordwainer es un caso, lo mismo que Herbert, pero incluso, los aparentemente neutros, Bradbury o Asimov desde los clásicos, están expresando posiciones frente a "la realidad".
Y otro ejemplito, si querés tirado de los pelos, ¿te acordás de "los espadachines de Varnis"?, ese relatito de casi fantasía donde el héroe salva a la princesa al estilo capa y espada y en el último párrafo, cuando el tipo está por perder y se dice "ma sí" y saca la pistola de rayos y mata a los perseguidores…
Más allá de la broma sobre las convenciones de género de la fantasía heroica, ¿no está haciendo una crítica al apegarnos a una convención que funciona pero es incompleta, una amable e irónica crítica al resignarse al "sentido común" que sólo es "lugar común"?
La otra cosa que nada que ver, pero desgraciadamente, los conservadores no son necesariamente tontos. A ver… que una cosa es la inteligencia y la otra para qué la usás. Al fin y al cabo, los republicanos son los que se montaron sobre Matrix para explicitar que es preferible vivir en una mentira agradable (como elige en la peli Switch) que en una realidad terrible, como Neo o Sion… y muchos compraron esto, y supongo votaron y apoyaron al Arbusto (o neMen acá)

¿Cuál fue el último cuento de Cf que leíste?

Un ejercicio de Ric Di Giorno (que le debo el comentario) y un relato de Néstor Figuieras.
Y los cuentos de la anteúltima Próxima.
Sobrevolé Axxón. Tengo que aterrizar unos cuantos.
Pero, en eso de "la pila de libros", estoy en etapa novelezca. Me siento a leer con la ingenuidad del lector con novelas. En realidad releyendo. Y esperando estar en veta para seguir con una serie de marinos del siglo XIX de O'Brian, la saga de Audrey y Maturin, esa de la peli "Capitán de Mar y Guerra".

¿Pensás que alguien leerá este dialogo?

Si puede… espero que sí, uno de los "deseos" es que los diálogos crezcan a conversaciones.
Je! que eso de disparar la escopeta de las dudas expresadas en forma afirmativa debería mover las cabezas. Aunque sea la mía, y lograr eso de "los que no viven como piensan terminan pensando como viven", como durante la dictadura escribió alguien respecto de Grondona y Neudstad
Y si se mueven las cabezas, tal vez empecemos (me incluyo fuertemente) a vivir como pensamos en vez de terminar en la condena de reemplazar lo que pensamos con lo que vivimos (afirmo, es la alienación actual: nos imponen cómo debemos vivir)
Que somos seres humanos, más bien somos (sacarse el sombrero con Descartes), porque dudamos, y cuando me obligan a una certeza incuestionable… en algún lado me están enroscando la víbora.
Y la cf es "el" o "uno de" o "mi lugar" de duda.

22 de Marzo de 2011 - Planeta Tierra (que permanece)