Se ha producido un error en este gadget.

martes, 13 de marzo de 2012

A ellos.

Es sabido que las personas tienen la costumbre de morirse.
En los últimos días, la noticia de la partida de seres queridos nos ha pegado directo.
La memoria, nuestra memoria, es la herramienta que tenemos para sostener el afecto hacia aquellos que partieron.
Nos dejó Ralph MacQuarrie. El ilustrador al que George Lucas le pidió dibujos para darle forma a su epopeya galáctica. Con esas ilustraciones recorrió estudios, hablo con productores. Le indicó al departamento de FX y a los diseñadores de vestuario como quería que luciera su película. Era el año 1976 cuando Lucafilm ni existía y un puñado de soñadores no sabían nada de Industrial Ligth and Magic. Tengo en casa muchos libros de MacQuarrie al que siempre admiré.

También se fue Martín, nuestro Matt. El creador de Porticocf. Un apasionado de las naves espaciales. De Babylon Cinco y Firefly. Un impulsor de Ideas. El chico que se fue a un ciber a enviar invitaciones durante horas para formar un grupo de seguidores de CF por internet. ¿Quién no recuerda los posteos de ASTROSETI y la rúbrica final de Matt? “¡Qué buena idea para un cuento!”
Cuando comencé con las entrevistas fue uno de los primeros en quienes pensé entrevistar. Pero se rehusó aludiendo que no era escritor. Le dije que para mi estaba haciendo algo importante para la Cf, algo que me gustaría difundir. Conocía por nuestras conversaciones de su pasión. Sin embargo, se mantuvo en su negativa. Es injusto que eso se pierda como lágrimas en la lluvia, o quizás no se pierda.

Seguía en ese estado de irrealidad que pasamos cuando se va alguien cercano y al abrir mi correo electrónico me entero del fallecimiento de Moebius.
Así como cada década tiene su estilo de música, creo que cada década surge una nueva forma de hacer historietas. Moebius logró transformarse a sí mismo para abarcar los 70 y los 80. Cuando estudiaba Historieta cayó en mis manos un número de la “Heavy Metal” donde publicaban “El Incal”. Le dije a mi profe, a Szilagyi, que yo quería llegar a dibujar así. Él me dijo que no le gustaba ese dibujo sin volumen, ni sombras. Yo quedé medio decepcionado, tenía dieciséis años, adoraba ese dibujo.
Mis profes eran clásicos, lo son aún. Ellos entraron a ese mundo leyendo a Caniff, Foster y Raymond. Yo me formé con la Skorpio, TOTEM, Metal Hurlant y el primer año de la Fierro. En todas esas revistas, a excepción de la Skorpio, se publicaron Arzach, “The Long Tomorrow” (guión de Dan O'Bannon) y varios unitarios de gran artista francés. No voy a detallar sobre lo del Mayo del ’68, ni de la asociación de Les Humanoids, todos los dibujantes conocemos a Moebius y el que no lo conoce se pierde una movida significativa de la historia de las historietas. Sea GIR, Jean Giraud o simplemente Moebius todo fue arte. Un día Frank Szilagyi para animarme por lo del Incal me prestó “El Fantasma de las balas de Oro” un librito del teniente Blueberry. Me dijo que ahí había muchas cosas interesantes para aprender. Y me acuerdo un día con Sanyú, estábamos mirando una viñeta de un soldado medieval en un bosque con muchos manzanos. Y Sanyú dice: ¡Miren esto! Cada manzana que se ve en la imagen está puesta en función de la armonía de los espacios.
Aunque no se menciona, es evidente la influencia de Moebius en el episodio final de la película “Heavy Metal”, el de “Taarna”. Los fondos y el diseño de los personajes es un calco de las viñetas de Arzach, basta ver el ave de la protagonista. Lo mismo pasa con Blade Runner. En esa época Ridley Scott se reunía seguido con Dan O'Bannon (guionista de Alien) y las imágenes de “The Long tomorrow” inspiraron. El nombre de Moebius si figura en TRON y El Quinto Elemento. Hasta hizo su ingreso al comic con Stan Lee y su versión de Silver Surfer, un trabajo único con un guión escrito para él.

Ellos se fueron pero siguen estando y su partida debe alentarnos a seguir. A honrarlos gritando que seguimos de pie y jamás los olvidaremos.

1 comentario: