Se ha producido un error en este gadget.

sábado, 23 de julio de 2011

Luis Pestarini – Editor de la Revista Cuásar








Invitado de Hoy: Luis Pestarini – Editor de la Revista Cuásar

Hola ¿Quién eres? Preséntate con tus palabras, por favor.

Bueno, comenzamos con una pregunta metafísica. ¿Quién soy? A los fines de esta entrevista voy a dar una respuesta sencilla: soy editor de la revista Cuásar, la publicación dedicada al género fantástico y a la ciencia-fi
cción en particular más antigua en español. También editamos algunos libros, escribo crítica literaria, traduzco…

¡Más antigua en español! ¿Cuándo publicaste el primer número?

En enero de 1984, a un mes del fin de la dictadura y el comienzo de la democracia. Es una curiosidad, o tal vez no, pero Cuásar fue la primera revista de ciencia-ficción que nació en democracia. Tenía 21 años. Nunca soñé, lo juro, que iba a seguir editándola en 2011.

¿Cómo empezaste a aficionarte en la CF?

De chico era un lector que devoraba los libros sólo porque eran libros. Hacia los 10 años me había leído las obras completas de John Dos Passos y Erich María Remarque, sólo porque estaban en la biblioteca de mis viejos. A mi viejo le gustaba Arthur Clarke, así que tenía algunos libros de él, pero no puedo decir que leyera preferentemente ciencia-ficción hasta los 14 ó 15 años.

¿O sea que tus raíces literarias no tienen nada que ver con la CF?

Yo no diría eso, sólo que era una parte más, incluso pequeña, de mis lecturas. Pero Verne y Clarke, las Crónicas marcianas (que se las habían dado a mi hermano como lectura en la primaria) estaban allí. Pero no fue hasta los 14 ó 15 que comencé a leerla con regularidad. Entonces, un compañero del Secundario me prestó Hacedor de estrellas y algún otro libro de Minotauro que me volaron la cabeza.

¿Cuál es tu aspiración? ¿Fama?

Bueno, dedicarse a editar ciencia-ficción para hacerse famoso es como ser maletero en una estación con la esperanza de convertirse en Bill Gates. Mi aspiración es muy terrenal: editar buena literatura, hacerla accesible a los lectores que desean encontrar buena literatura (y esto de ninguna manera se circunscribe a los aficionados) y también tratar de elevar la crítica literaria del género que, al menos en los comienzos de la edición de Cuásar, estaba mucho más cerca de la crítica amateur, de opinólogos, que de la rigurosidad del estudioso.

Ahí mencionaste algo que siempre me pregunto. ¿Hay lectores para las revistas de CF más allá de los aficionados?

Eso depende de la revista. Por ejemplo, El Péndulo no se definía como una revista de ciencia-ficción (que, por cierto, lo era) y era leída por un público muy amplio. Cuásar tiene lectores que no frecuentan el género más allá de la revista. Por ejemplo, el Instituto de Literatura Argentina de la UBA solicitó números de la revista para tenerlos en su biblioteca.

¡Eso es impresionate! ¿Qué es lo que te hace juzgar si un relato es bueno o malo?

Bueno y malo son categorías un poco brutales para juzgar una obra literaria. Por supuesto, si un cuento está mal escrito, tiene una trama confusa o una moralina infantil, hacen que sea desechado inmediatamente, quede fuera de la posible publicación, pero hay cuestiones infinitamente más sutiles que pueden hacer que un cuento no alcance el nivel que reclamamos para publicar. Me gustan los cuentos bien escritos, por supuesto, pero también que especulen con alguna idea, que digan algo nuevo, que hagan pensar. Hay muchos escritores que escriben “bien”, pero esa es una condición básica pero no suficiente.

Coincido con esto, no basta con escribir bien, tiene que haber algo para contar. Especular, para decirlo en tus palabras. Hay un escritor que no viene a cuento mencionar, ganador de un Minotauro, una vez me dijo que sólo sabía manejar las palabras. Pues bien, un día encontré su libro en una mesa de saldos y, te juro, no pude pasar de la segunda página ¡Aburrido! Espeso, lleno de nombres…. Era como un tipo con una Ferrari que no tenía a donde ir. Asimov también hacía la alegoría del escritor que narra como un vidrio y el que hace vitrales. Trataba sobre el lucimiento del escritor en todas las técnicas o trucos y el que se manejaba con las herramientas más simples pero que sabía llegar a todos los lectores con claridad y algo que decir. ¿Escribís ficciones además de críticas literarias?

Sé a qué libro te referís, yo llegué a leer un tercio. Pero no creo que ese libro en particular sea una exposición de buena escritura ni de virtuosismo con la palabra, el problema que tiene es que, como vos decís, es aburrido, y no importa si algo aburrido está bien o mal escrito. En cuanto a la teoría literaria de Asimov, no me parece válida simplemente porque no existe esa contradicción que él marca entre el virtuoso por el lucimiento mismo o el escritor sencillo con algo para decir, que vendría a ser él. Un escritor puede manejar una amplia gama de recursos literarios y una gran armonía con la palabra y también llegar al lector, y lo hace de manera mucho más completa que un Asimov. En cuanto a tu pregunta en concreto, escribí dos o tres cuentos, pero no es lo que más me interesa hacer.

¿Estás de acuerdo con los filtros de edición? ¿Quién debería realizarlos?

Si no estuviera de acuerdo con los filtros de edición me dedicaría a otra cosa. Esto no significa que todo lo que aparece por fuera de los editores/editoriales sea malo. De hecho, los primeros libros de Borges, Bioy Casares y Girondo fueron ediciones pagadas por los autores (o por el padre, como en el caso de Bioy). Hay un enorme cambio en el paradigma de la comercialización y difusión de contenidos artísticos (literatura, cine, música, etc.) y aún no hemos llegado a un modelo definitivo. Son muy interesantes y enriquecedores los debates que se están dando gracias a las nuevas tecnologías que permiten nuevas formas de difusión, comercialización y comunicación.

Y… ¿Sacaste alguna conclusión personal de esos debates?

La primera conclusión es la que sacaron casi todos: que el modelo tradicional de comercialización está obsoleto. Pero aquí tenemos un tema muy delicado que olvidan los que bienintencionadamente abogan por la libre circulación de la producción artística: libros, música, películas, etc. Y es que los creadores de estas obras, ya sean escritores, músicos, directores, artistas en general, viven de su trabajo como cualquiera de nosotros. Hay un planteo que me parece muy absurdo, pero que he escuchado mucho: que el artista no debe cobrar por su trabajo, o sea que si escribe una novela lo tiene que hacer en los ratos libres mientras se dedica a lo que le da de comer, o sea un empleo. Como si cobrar ensuciara y mancillara la obra artística.

¿Qué opinas de los neologismos?

Borges decía que toda palabra, en su origen, fue un neologismo. Ahora bien, si te referís a los neologismos en la literatura de ciencia-ficción, la mayoría me parecen burdos y sin ninguna posibilidad de sobrevivir al texto en el que medran. Nuestra lengua es muy rica, primero hay que conocerla en profundidad.

¿Qué es la CF para vos?

Creo que es una forma del arte, esencialmente literario, que especula a partir de ideas o de los cambios que los dispositivos tecnológicos producen en el entorno humano. Por supuesto que la ciencia-ficción es algo más amplio, hay relatos de aventuras en ambientes futuristas, franquicias surgidas de la tv o el cine, pero la que encuadra en mi primera definición es la que me interesa. En algún sentido, la ciencia-ficción es una forma de la filosofía, una puesta en escena de cuestiones que se plantea la filosofía. ¿Qué es el hombre? ¿Qué es el tiempo? ¿El hombre tiene dominio de su devenir? A veces pienso que es una forma de conocimiento.

¿Tienes un e-zine favorito?

No, leo un poco de todo cuando tengo tiempo.

¿Hay algún autor contemporáneo que sigas?

Tengo una lista larga de autores que me interesan que va cambiando todos los días. Los que están en ella más o menos en forma permanente son Greg Egan, Ted Chiang, Carlos Gardini, Jeffrey Ford, Robert C. Wilson. Siempre dentro de la ciencia-ficción, por fuera hay otra lista.

¿Cuál es tu autor favorito?

No, no tengo un autor “favorito”, es un concepto que me parece que no se puede aplicar en la literatura desde una mirada crítica. Hay escritores que siempre me han fascinado, aún cuando algunos de sus textos no me satisfacen o me parecen obras menores, como Ballard, Dick, Le Guin, Kafka, Connie Willis, China Miéville. Pero la literatura de ciencia-ficción (no importa el sentido que se le quiera dar a esta categoría) es tan amplia y variada que constantemente uno puede encontrar relatos extraordinarios, conmovedores, estimulantes…

¿Según tu parecer, Los autores de Cf colaboran entre sí o son individuos aislados?

No se puede usar ninguna generalización en este sentido, ninguna de las dos categorías se puede aplicar al rótulo “autores de ciencia-ficción”. Por otro lado, ¿qué significa “colaborar entre sí”? ¿Qué escriben en conjunto, que se dan consejos, que discuten sus obras en talleres? También deberíamos revisar un poco esto de “autores de ciencia-ficción”. Cada vez las fronteras entre los géneros se vuelven más resbaladizas, cosa que hay que agradecer, y esto es gracias a los escritores y a los lectores, que no se condicionan tanto como en otros tiempos.

¡Uff! A ver que no me quedó claro eso de las fronteras resbaladizas ¿Podés explicarlo un poco más?

Es muy sencillo: hace unas décadas, cuando se desarrolló la ciencia-ficción como un mercado editorial en Estados Unidos y se irradió al resto del mundo, era muy fácil decir qué pertenecía al género y qué no, el género tenía límites muy estrictos. Ahora el mercado no necesita de estos nichos entonces estas fronteras se están desvaneciendo. Por ejemplo, ¿dónde ponemos la obra de China Miéville? ¿Y la de Neil Gaiman? Afortunadamente no importa dónde estén.

¿Qué opinas de los ilustradores?

Nada en particular, es gente que se dedica a una forma artística.

¿Es importante la divulgación de las novedades CF?

No, no es importante la divulgación de las novedades de ciencia-ficción sin más. Sí es importante que se desarrolle una crítica bien formada —ya sea la de primera aproximación que permite a los lectores elegir un libro para leer, o la ensayística, que profundiza más en las obras— que permita orientarnos como lectores en un universo amplio de novedades bibliográficas.

¿Qué opinás de la autoedición?

Que siempre existió. Como ya señalé, Borges, Bioy Casares y Girondo, por dar algunos ejemplos, recurrieron a ella. Por supuesto, esto está muy lejos de decir que todo el que se autoedite alcanzará esas cumbres. El tema con la autoedición es que hace algunas décadas se convirtió en un negocio de algunas imprentas y “editoriales” que cobran a los autores y ahí sí, tenés la Biblia junto al calefón. Y calefones en cantidad, diría. El editor literario siempre fue un filtro —imperfecto, por cierto— que establecía estándares mínimos de calidad. Pero también tenemos grandes ejemplos de que, a veces, son más ciegos que un topo: Stephen King envió sucesivamente a numerosas editoriales su primera novela, Carrie. Cuando recibió el trigésimo rechazo, la tiró a la basura. Tabitha, su esposa, decidió hacer un intento más y ahí tenemos al máximo autor de best-sellers del siglo veinte.

Sí, conozco esa anécdota. Pero fijate que después de eso, la opinión de todos los editores se vuelve cuestionable. ¿Ves televisión?

Sólo cuando duermo.

¿Qué opinas sobre los adelantos tecnológicos en la vida diaria?

No soy particularmente afín a las novedades tecnológicas, pero cualquier cosa que sirva para mejorar el nivel de vida de la gente es buena. Ahora bien, tampoco hay que confundirse con la generación de un consumo salvaje de dispositivos tecnológicos (y de cualquier otro tipo de productos) que produce la sociedad capitalista. Pero el mundo en que vivimos es notoriamente distinto en estas cuestiones al que vivieron nuestros abuelos.

¿Qué pensás de las nuevas formas de comunicación? ¿Y las redes sociales?

Toda apertura de nuevas formas de comunicación es positiva, permite una mayor libertad de expresión y también de acción. Las redes sociales están demostrando una capacidad de transmisión de ideas muy poderosa, pero como todo medio de comunicación son manipulables, permiten que ciertas acciones abusivas o directamente delictivas se vuelvan más frecuentes gracias al anonimato. Basta leer los comentarios a las notas de los sitios web de cualquier tema para entender esto.

Pues no te entendí… ¿Por quienes son manipulables los medios de comunicación?

En la Argentina esto se está viendo con mucha claridad: hay grupos económicos que manipulan la opinión pública a través de medios de comunicación. Esto no es una novedad, sólo que se ha hecho muy transparente en los últimos tiempos. Los gobiernos, los intereses económicos, marcan agendas de discusión que ponen algunos temas en primer plano y esconden otros. Con las redes sociales esto parece estar siendo contrarrestado pero, sin embargo, las redes también pueden replicar la agenda que marcan otros medios de comunicación.

Ahora los chicos siguen aventuras a través de juegos de video o historias en cine condicionadas por el merchandising. ¿Pensás que eso reemplazará a la literatura tradicional?

Primero, me parece una lectura errónea asociar estos fenómenos con una supuesta retirada de la literatura tradicional. La serie “Harry Potter” vendió cientos de millones de ejemplares en simultáneo con el auge de las películas y los juegos. La literatura tradicional va a verse afectada por el libro electrónico más que por otras formas de entretenimiento. El soporte estático que es el libro impreso queda envejecido frente a un soporte dinámico, variable, que permite interacción, multimedia, que ahora se conoce como libro electrónico, y eso va a afectar la forma de narrar una historia. La literatura dentro de cien años no va a ser, en su formato, como la actual.

Sí, creo que tenés mucha razón en esto. ¿Por que pensás que en la opinión general, la Cf es tan infravalorada?

Otra vez, las generalizaciones son poco afortunadas. ¿Cuál es la “opinión general”? ¿Quién emite esa opinión? Hay gente que valora poco a la ciencia-ficción, hay otra que la valora mucho. En los ambientes académicos y en la crítica literaria ya hace bastante que la toman como objeto de estudio, o sea que la consideran de valor. Justamente ahora una revista muy importante de literatura como Iberoamericana está preparando un número especial dedicado a la ciencia-ficción latinoamericana. Sí hay cierta sensación de que la ciencia-ficción se debe más bien al mal cine de género que flaco favor le hace a la literatura.

¿Imaginás que algún día conquistaremos el espacio como en Star Trek?

No, no creo ni remotamente viable esa posibilidad por infinidad de factores. Y me refiero en particular al modelo Star Trek, un producto de su época que exportaba el modelo capitalista yanqui hasta la última frontera estelar. Puede que alguna vez el ser humano pueda poner los pies (o lo que equivalga) en planetas de otras estrellas.

Es la segunda vez que mencionás al capitalismo. En lo que a mi respecta nunca fui optimista con las formas de gobierno o administración del mundo. Menos con la distribución de la riqueza ¿Pensás en el futuro de la humanidad?

Si no pensara en el futuro de la humanidad no leería ciencia-ficción (claro que no la leo exclusivamente por eso). Yo soy un optimista moderado, pienso que la historia de la humanidad, con retrocesos circunstanciales, ha seguido una línea de progreso, se han ganado derechos, se mejoró el nivel de vida de la gente, si hablamos en grandes períodos temporales. Me parece que estamos viviendo una época interesantísima, de grandes cambios, y que hay otros mayores que se avecinan. En 50 ó 100 años la vida va a ser muy distinta, la gran disputa ahora es que esta situación de mejora sea para todos, y no que se extienda la distancia entre ricos y pobres. Y me parece que en gran parte de América Latina, con matices, se está tomando conciencia de esto.

Si hubiese un holocausto climático o ecológico ¿Qué harías?

Me subiría al Arca de Noé.

Já, já ¿Noé? ¿Pensás que un posible holocausto es sólo imaginación?

No, de hecho la Tierra sufrió varios, sino preguntale a los dinosaurios. Pero no me preocupan, no creo que me entere si sucede uno.

¿Cuál es tu película de CF favorita?

No tengo, aunque hay películas que me gustan mucho: Gattaca, Dark City, Blade Runner, por ejemplo. Seguro que me olvido de las mejores (pero ninguna saga).

No te gustan las sagas, je, je. ¿Crees que los autores de Cf son nerds o ratones de biblioteca despegados de la realidad?

Sí, y además le tienen miedo a las mujeres y miran películas porno a escondidas.

¡Jua! ¡Qué penoso que sean así! ¿Pensás que alguien leerá este diálogo?

Supongo que al menos lo hará el motor de búsqueda de Google, aunque dudo de su inteligencia.


De la revista: www.revistacuasar.com.ar
De la editorial: www.edicionescuasar.com.ar

5 de Junio de 2011 - Planeta Tierra

No hay comentarios:

Publicar un comentario